Loading

Abu Zaid Al-Balkhi: Psicólogo musulmán del siglo IX y pionero en salud mental

En el pasado, cuando el término “enfermedad mental” era desconocido, un erudito del siglo IX, Abu Zaid Ahmad ibn Sahl Al-Balkhi, estaba siglos por delante de sus pares y probablemente fue el primer médico musulmán que proporcionó una distinción clara entre trastornos psicológicos y mentales, es decir, neurosis y psicosis.

Nacido en el año 235 d. H. (849 d. C.), Al-Balkhi creció en una aldea persa dentro de Balkh (ahora parte de Afganistán). Fue un erudito versátil y un escritor extenso que escribió más de 60 libros y manuscritos que exploraban una amplia gama de temas, incluyendo geografía, medicina, teología, política, filosofía, poesía, literatura árabe, gramática árabe, matemáticas, ética y más. Como ávido buscador de conocimiento, se aventuró fuera de su ciudad natal y residió en Bagdad durante ocho años “en busca de conocimiento espiritual y secular, y para adquirir la metodología académica de su tiempo”.

Sin que muchos lo supieran, había escrito su único manuscrito sobre medicina psicológica titulado “Sustento para los cuerpos y las almas” (Masālih al-Abdān wa al-Anfus). Este manuscrito se conserva hoy en la biblioteca de Hagia Sophia ubicada en Estambul. Contenía dos partes distintas: la primera parte centrada en el cuerpo y la segunda parte centrada en el alma. Esta obra ha sido traducida y comentada por el Dr. Malik Badri, el padre de la psicología islámica moderna, y publicada con el título “El sustento del alma de Abu Zaid Ahmad ibn Sahl Balkhi”.

Una figura importante de la psicología islámica

Un individuo de notable intelecto, los análisis de Al-Balkhi sobre la psicopatología humana (el estudio de los trastornos mentales y el comportamiento anormal en los individuos) y el diagnóstico de trastornos psicológicos como el estrés, la depresión, el miedo, la ansiedad y los trastornos fóbicos y obsesivo-compulsivos, junto con su tratamiento a través de la terapia cognitivo-conductual resuenan profundamente y se alinean estrechamente con la psicología moderna. Al-Balkhi fue el primero en adoptar un enfoque psicológico e identificar los síntomas de los trastornos emocionales.

Por ejemplo, algunos pueden pensar que se habló por primera vez sobre el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) en el siglo XVII. Sin embargo, la Dra. Rania Awaad, una erudita, psiquiatra y profesora egipcio-estadounidense, cambió la historia al resaltar en su artículo científico que en realidad fue descrito allá por el siglo IX por Al-Balkhi.

Al-Balkhi ahora es reconocido como el primero en clasificar, diagnosticar y proponer tratamientos funcionales con precisión para enfermedades psiquiátricas como el TOC, casi un milenio antes de que se hicieran avances similares en la psiquiatría europea. Curiosamente, su descripción de los trastornos obsesivos derivados del temperamento innato de un individuo es paralela a la caracterización del trastorno de personalidad obsesivo-compulsivo del DSM-54.

También reconoció la importancia de la salud mental y no la descartó como una mera indicación de falta de iman. Enfatizó que así como es normal que las personas experimenten enfermedades físicas como gripe o dolores, también es muy normal que sientan emociones como tristeza, ansiedad o enojo. Su objetivo era normalizar el concepto de salud mental entre la gente y proporcionarles remedios psicológicos.

El concepto de alma en la salud mental

Significativamente, sus ideas también abarcan una dimensión más amplia, integrando consideraciones del alma y la adoración a Allah. Su promoción del bienestar holístico mente-cuerpo-alma es anterior a la psicología occidental en casi mil años, lo que subraya la importancia transhistórica de sus contribuciones. Su manuscrito es único porque enfatiza la interacción íntima entre el alma y el cuerpo, y cómo un desequilibrio entre los dos afectaría a ambos:

“Y cuando el alma está afligida (con dolor psicológico), el cuerpo perderá su capacidad natural de disfrutar del placer y encontrará que su vida se vuelve angustiada y perturbada. No sólo eso, sino que el dolor psicológico puede conducir a enfermedades corporales.”

Al igual que usaríamos un botiquín de primeros auxilios en caso de una lesión, Al-Balkhi mencionó que tener su propio botiquín de primeros auxilios psicológicos es igualmente importante. Por ejemplo, cuando estamos agitados y no hay nadie disponible para escucharnos, nuestra primera fuente de ayuda debería ser generar pensamientos positivos dentro de nuestra mente que nos ayuden a suprimir la agitación. Mantener pensamientos y sentimientos saludables como nuestro botiquín de primeros auxilios psicológicos nos apoyará en nuestros momentos de arrebatos emocionales.

Pionero de la terapia cognitiva

A través de su investigación, Abu Zaid Al-Balkhi descubrió que las cosas que la gente temía no eran realmente dañinas si las pensaban de manera lógica y racional. Su método consistía en reemplazar los pensamientos negativos de sus pacientes por otros positivos, y lograr que se dieran cuenta de que sus pensamientos negativos iniciales eran afirmaciones inválidas sobre sí mismos.

Este método es similar a la terapia racional emotiva conductual (TREC), un tipo de terapia cognitivo-conductual (TCC) que busca ayudar a una persona a superar los pensamientos improductivos para prevenir sentimientos o acciones negativos.

La TREC recién se desarrolló en el siglo XX, lo que permite a un individuo llevar una mejor calidad de vida al hacerle darse cuenta de que tiene más control sobre sus reacciones de lo que se pensaba anteriormente.

Al-Balkhi también utilizó un enfoque distinto de la terapia, que involucraba de manera integral la fe en Dios y las concepciones islámicas de la naturaleza humana. Recordó a sus pacientes que el mundo no es un lugar de pura alegría o un lugar para obtener todos los deseos. Esta comprensión ayudó a aliviar cognitivamente sus síntomas de trastornos emocionales.

Conclusión

Actualmente, hemos llegado a una era en la que ha habido avances en la percepción y la actitud global hacia la salud mental. Si bien los problemas de salud mental todavía conllevan un estigma en muchas sociedades hasta el día de hoy, hemos visto conversaciones más abiertas y mayor conciencia en los últimos años, y se ofrecen más vías para que las personas busquen soluciones a sus respectivos problemas. Además, todo el cuerpo disciplinario aportado por los psicólogos modernos se ha desarrollado a lo largo de los años, lo que sugiere múltiples intervenciones para abordar problemas psicológicos basadas en estudios científicos.

La relevancia de las contribuciones de Abu Zaid Al-Balkhi demuestra la importancia de la salud mental en el Islam y que no es simplemente un producto de la modernidad. De hecho, el Islam ofrece valiosos conocimientos a la humanidad en esta disciplina. Como se ve en este artículo, la fe desempeña un papel integral en el logro del bienestar general y el florecimiento humano. Este enfoque distintivo se deriva de cómo el Islam ve al ser humano de manera integral, reconociendo que un ser humano no es sólo cuerpo y mente, sino también alma. En los últimos años, también hemos visto el surgimiento de la psicología islámica a través de nuestros académicos, lo que nos ha ayudado a mejorar nuestra comprensión de la salud mental y la naturaleza humana.

Fuenje: MundoIslam

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *