Por ‘Isa Bergara

Cualquiera de las tres versiones del lema del escudo de Andalucía -<<para Iberia>> en un primer momento, <<para España>> oficialmente, o <<por los Pueblos>> según sectores nacionalistas actuales- empieza por las palabras <<Andalucía por sí>>.

Esto, que se nos ha presentado malintencionadamente por algunos grupos de poder y sectores políticos durante años como prueba de chovinismo y de encuadramiento del Andalucismo dentro del mismo saco del resto de los nacionalismos, sean de la índole que sean, no es en realidad sino una manifestación in excelso del universalismo y del desarrollado sentido del igualitarismo y de la solidaridad de todo el pensamiento infantiano.

No nos podemos quedar ahí, debemos ahondar, y así nos encontraremos con que esto, en el fondo, no hace más que responder a la herencia que se nos ha intentado secuestrar durante más de 500 años: el sustrato morisco y por ende islámico del Pueblo Andaluz.

En árabe, como sabemos, no existe el verbo ser, lo más aproximado que existe es el verbo wuÿida-yuÿad, traducible por encontrarse. En la cosmovisión de la lengua árabe, y del Islam por extensión, se es o se existe en la medida en que se suscitan sentimientos en los demás. Por tanto, mauÿud, encontrarse, en realidad lo que vendría a significar es ser encontrado. Es la absoluta negación del SER occidental, el cual sólo reconoce que se existe o se es por negación de lo demás y por separación de los demás; aquí, en cambio, se es en tanto los demás nos reconocen, en tanto nos entregamos a los demás.

Andalucía existe, por consiguiente, en tanto que se entrega solidariamente a las demás naciones, y en tanto éstas la reconocen, siempre desde una clara relación de plena y real igualdad. Andalucía existe en tanto aporte su ser y su idiosincrasia no sólo a la hermandad con el resto de nacionalidades de la península ibérica, sino a toda la Humanidad. Así y sólo así Andalucía obtendrá una auténtica, estable y plena soberanía.

 <<Quiero trabajar por la Causa del espíritu en Andalucía porque en ella nací. Si en otra parte me encontrare, me esforzaría por esta causa con igual fervor>>, Blas Infante

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *