Loading

Los ejercicios Baltops-2022 de la OTAN - Sputnik Mundo, 1920, 16.02.2023

En los ejercicios Baltops-2022 de la OTAN, que tuvieron lugar cerca de la isla danesa de Bornholm, participaron buzos estadounidenses con equipos de alta mar, de acuerdo con una carta anónima obtenida por el periodista estadounidense John Dugan.

El periodista afirmó que confiaba plenamente en la fuente anónima, ya que presentó pruebas como fotografías del ejercicio y documentos. Sin embargo, pidió que no se difundieran por temor a revelar su identidad. La carta se envió desde una cuenta de correo electrónico desechable el 2 de octubre. Dugan intentó ponerse en contacto con el autor, pero no lo consiguió. Facilitó el texto de la carta a Sputnik.

«Confío plenamente en la carta. Contiene detalles que solo alguien familiarizado con el ejercicio Baltops 2022 y el equipo de alta mar podría haber proporcionado. Todo era correcto», afirmó el periodista.

Baltops es una voz sintética para Baltic Operations, operaciones Bálticas, el mar donde se ubica el gasoducto que suministra de combustible ruso a Alemania y donde se registraron tanto las maniobras de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) como el sabotaje.

El autor de la carta afirma haber participado en el ejercicio Baltops en junio de 2022. De acuerdo con su testimonio, el 15 de junio un helicóptero llevó a un grupo de estadounidenses vestidos de civiles.

«Mi primer pensamiento: parecían un grupo de terroristas», asienta la carta.

El autor explica que le parecieron extraños sus peinados, bigotes y barbas, así como la falta de placas de identificación. Los buzos fueron recibidos por un vicealmirante de la Sexta Flota estadounidense y un grupo de hombres vestidos de civiles. El autor de la carta no pudo oír su conversación debido al ruido del helicóptero.

El testigo afirmó que se dio cuenta de que los estadounidenses llevaban rebreathers MK-29, sistemas de buceo de circuito cerrado, que utilizan una mezcla de helio y oxígeno para el sumergimiento a gran profundidad. También tenían otros equipos muy complejos y caros que no utilizan las unidades navales ordinarias. Asimismo, llevaban cajas pequeñas.

Los propios buzos aseguraron que participarían en un ejercicio de desminado: debían llegar en un bote de goma a una zona concreta y encontrar minas antibuque para retirarlas. No obstante, no disponían del equipo necesario para ello. Y después de hablar con el vicealmirante, afirma el autor de la carta, no fueron a la zona del ejercicio y estuvieron ausentes durante bastante tiempo.

«Abandonaron el barco en sus rebreathers y desaparecieron bajo el agua durante más de seis horas. No existen equipos autónomos que permitan a un submarinista permanecer seis horas bajo el agua. Con los últimos equipos militares, tres o cuatro horas como máximo», indicaba la carta.

En palabras del autor, los militares estadounidenses regresaron sin sus cajas y luego un helicóptero los recogió.

En una reunión informativa previa a Baltops 2022, el comandante de la Sexta Flota, el vicealmirante Eugene Black, declaró que la maniobra incluía ejercicios de rastreo submarino de minas. Pero como no se pudo contactar con el autor de la carta, Dugan no tuvo oportunidad de confirmar la identidad del vicealmirante al que se refería la misiva.

El 26 de septiembre de 2022, la empresa Nord Stream 2 AG, operadora del gasoducto homónimo ruso, informó de una fuga de gas provocada por causas desconocidas en una de las dos tuberías de la infraestructura, ubicada cerca de la isla danesa de Bornholm. Más tarde, trascendió que las dos líneas del gasoducto paralelo Nord Stream 1 también habían sido dañadas.

El Servicio de Inteligencia Exterior de Rusia catalogó las explosiones de ataques terroristas y el 30 de septiembre desveló la posesión de evidencias que apuntaban a la implicación de determinados países occidentales. La Fiscalía General rusa abrió una investigación por terrorismo internacional tras los daños a las dos tuberías registrados en una zona del mar Báltico.

Según una investigación del periodista ganador del Pulitzer Seymour Hersh, buzos estadounidenses fueron los responsables de colocar explosivos en los gasoductos durante un ejercicio militar que realizó la OTAN.

Hersh sostiene que el plan de atacar el Nord Stream fue ordenado directamente por el presidente estadounidense, Joe Biden, como una forma de interferir en la relación entre Moscú y Berlín.

Fuente: sputniknews.lat

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *