Loading

https://www.youtube.com/watch?v=iXVFPrMtWmY

Pocos conocen los sangrientos acontecimientos que tuvieron lugar en el territorio de la actual Namibia cuando las tropas coloniales alemanas arrebataron las tierras a los pueblos herero y nama, quienes vivieron y trabajaron en condiciones infrahumanas sufriendo todo tipo de vejaciones y experimentos que sentaron las bases del nazismo. Conozcan este cruel episodio de la historia y la lucha que todavía se lleva a cabo para que se reconozca este genocidio y se haga justicia de una vez por todas.

Documental de RT en Español
“Namibia: Heridas abiertas”
10 de Agosto del 2023

SWAKOPMUND ES UN RESORT DE PLAYA EN NAMIBIA, FUNDADO EN 1892, ERA EL PUERTO DE LA COLONIA LLAMADA ÁFRICA DEL SUDOESTE ALEMANA.

Palabras de Laidlaw Peringada
Activista, Presidente de la Asociación del Genocidio Namibio

Nuestra historia no se cuenta en los libros de texto, por eso decidí abrir el Museo de Swakopmund y contar la verdad sobre lo ocurrió aquí.

Los soldados alemanes fueron los que hicieron las fotos, se sentían orgullosos de la masacre. Esta fotografía fue tomada entre 1904 y 1908 en Swakopmund; pueden ver las dunas de arena al fondo y a los prisioneros de guerra con cadenas alrededor del cuello, enterrando a sus compañeros fallecidos; aquí se ven las palas. Y en esta otra imagen aparecen personas del Pueblo Herero encadenadas.

FOTO : PRISIONEROS NAMA Y SAN (BRUTALMENTE AGREDIDOS Y EXHIBIDOS ANTE LA CAMARA)

Hay muchas fotografías, son pruebas de que se cometió un genocidio; no fueron tomadas por nuestros antepasados, sino por soldados alemanes. A los prisioneros de los Campos de Concentración los enterraban ahí. El campo de concentración estaba detrás de ese faro.

EXTRACTO DEL LIBRO “EL HOLOCAUSTO DEL KAISER:
EL OLVIDADO GENOCIDIO ALEMÁN Y LAS RAÍCES
COLONIALES DEL NAZISMO”, DE DAVID OLUSOGA Y
CASPER W. ERICHSEN

Había 5 Campos de Concentración principales, todos estaban situados dentro o cerca del asentamiento alemán, ya que precisamente allí era donde había la mayor necesidad de mano de obra africana.

Se perdieron la mayoría de los testimonios, tanto militares como civiles, sobre los Campos de Concentración de África del Sudoeste Alemana; sin embargo, sorprendentemente una gran parte de la documentación del Campo de Swakopmund se conservó.

A los miembros de la etnia Herero los retenían detrás de una doble alambrada de púas. Desde muy temprano hasta bien entrada la noche tenían que trabajar, mientras eran golpeados con porras por sus supervisores.

En 1905 usaban a los prisioneros para descargar buques y transportar la carga hasta los almacenes ubicados tierra adentro.

En Swakopmund en vez de utilizar bueyes formaban grupos de 8 mujeres herero para que tirasen de los vagones del ferrocarril de vía estrecha.

Debido a la falta de prisioneros varones, solían alquilar a mujeres y niños de unos 12 años a particulares. El Gobierno colonial incluso estableció una regulación oficial sobre el alquiler de prisioneros.

En el orden de prioridad para el reparto de las raciones de comida, los prisioneros de los campos estaban justo por encima de las mulas y los caballos. La ración oficial para un varón era medio kilogramo de arroz o harina al día; las mujeres y los niños a menudo recibían la mitad de la ración.

Los herero no conocían el arroz ni la  harina y comían las raciones en crudo, porque no sabían cómo cocinar esos alimentos, ignorando que de esta manera les provocaba diarrea.

Es difícil calcular la cantidad de Vidas que se perdieron en los Campos de Concentración. El único Campo que registro la tasa de mortalidad en 1905 fue el de Swakopmund. Según las cuentas, cerca del 40% de los prisioneros morían durante los primeros 4 meses de cautividad.


AUSWÄRTIGES
AMT, ALEMANIA, MAYO DEL 2021

Palabras Heiko Maas
Ministro de Relaciones Exteriores de Alemania (2018-2021)

Hoy llamamos oficialmente a estos acontecimientos por el nombre que merecen: Genocidios. De este modo, asumimos nuestra responsabilidad histórica. A la luz de esa responsabilidad y moral alemana, queremos pedir perdón al Pueblo namibio y a los descendientes de las víctimas.

Como gesto de nuestro reconocimiento por el terrible sufrimiento infringido, queremos indemnizar a Namibia y a los descendientes de las víctimas con 1,100 millones de euros, que se destinarán principalmente a reconstrucción y desarrollo de su País.

Palabras de Festus Muundjua
Patrono de la Fundación del Genocidio Herero

Se niegan a pagarnos. Lo que nos dan no es una Reparación; el pago no se ajusta a las normas de Derecho Internacional. Solo nos dan una miseria, que ellos denominan “Fondo de Desarrollo para Proyectos”, Proyectos como Escuelas, Carreteras, Puentes, etc., pero que no se corresponden con la definición de “Reparación”. La “Reparación” es una penalización por el crimen que se haya cometido.

Palabras de Sima Luipert
Secretaria de Relaciones Internacionales
de la Asociación de Líderes Tradicionales
Nama (INTLA)

Ellos hablan sobre el desarrollo de infraestructuras, pero el desarrollo de infraestructuras es responsabilidad del Estado namibio. Hemos rechazado el Acuerdo porque, en primer lugar, el Gobierno alemán no ha reconocido el genocidio. Habla de genocidio desde la perspectiva actual, pero eso no es un reconocimiento real. Alemania debe reconocer plenamente el genocidio, Alemania debe expresar sus más sinceras disculpas, y pagar las reparaciones.

Palabras del Doctor Ndumba Kamwanyah
Investigador y Analista Político

Por supuesto que la cantidad de dinero también importa. Existe un precedente, el dinero que pagaron los judíos a las víctimas del holocausto, si se compara con la cantidad que nos ofrecieron los alemanes, hay una gran diferencia.

El segundo aspecto, es que en el proceso de negociación entre los dos Gobiernos, no participaron los descendientes de las víctimas. En consecuencia, cuando las partes alcanzaron un acuerdo, este sólo generó más polémica, división e indignación.

Palabras de Ellison Tjirera
Profesor de Sociología de la Universidad de Namibia

Fueron muy listos en cuanto al lenguaje que utilizaron, no dijeron la palabra “Reparación” ni siquiera una vez en su declaración. Este hecho fue totalmente intencionado, porque habrían abierto la “caja de pandora”.

Además, son conscientes de que un gran número de Países occidentales no apoyaban lo que estaba ocurriendo aquí; y que, por ejemplo, si en este asunto se pronunciasen en contra de Alemania, a favor de los Herero y los Nama, ellos mismos serían los siguientes en tener problemas y también tendrían que indemnizar a alguien.

Palabras de poblador de Namibia

Nos enteramos por la radio que todo este asunto acerca del tema del genocidio salió a la luz y que se habla de una indemnización, pero no conocemos los detalles. Nadie nos explica nada.

Palabras de Periodista

A finales del Siglo XIX comenzó la colonización del territorio que después sería conocida como África del Sudoeste Alemana. Para entonces la mayor parte del Continente ya había sido repartido por los colonizadores europeos y Alemania se quedó con las tierras menos ricas; sin embargo, los nuevos amos empezaron a apoderarse de los pastos y el ganado de la población indígena: Las tribus herero y nama.

Palabras de poblador de Namibia

A los herero no extorsionaron, nos quitaron las tierras, mataron a nuestra gente y violaron a nuestras mujeres. Por ejemplo, dispararon a una mujer porque supuestamente la confundieron con un avestruz, debido a su tocado. Aumentó la cantidad de ganado que nos robaron y empezaron a cercar grandes extensiones de tierra para crear sus propias fincas.

Palabras de Periodista

En 1904 los herero se rebelaron y más tarde los nama se unieron a la causa, y la rebelión se extendió por toda la región.

EXTRACTO DEL LIBRO “EL HOLOCAUSTO DEL KAISER:
EL OLVIDADO GENOCIDIO ALEMÁN Y LAS RAÍCES
COLONIALES DEL NAZISMO”, DE DAVID OLUSOGA
Y CASPER W. ERICHSEN

Para el año 1904 el Pueblo Herero había sufrido varios años de abusos y provocaciones y los sucesos de Okajanga fueron el detonante que hizo saltar por los aires todo el territorio. Blandiendo garrotes, cuchillos y pistolas los herero atacaron las granjas alemanas; los colonos fueron asesinados en sus camas, en ocasiones, por sus propios sirvientes. Las tropas coloniales rodearon y derrotaron a los rebeldes.

EXTRACTO DEL DIARIO DEL COMANDANTE STUHLMAN,
QUE LUCHÓ EN LA BATALLA DE WATERBERG

Nos dijeron explícitamente, de antemano, que debemos exterminar a toda la tribu, que no podía quedar nadie vivo.

EXTRACTO DEL LIBRO “EL HOLOCAUSTO DEL KAISER:
EL OLVIDADO GENOCIDIO ALEMÁN Y LAS RAÍCES
COLONIALES DEL NAZISMO”, DE DAVID OLUSOGA Y CASPER W. ERICHSEN

Los Herero supervivientes escaparon al desierto, donde el hambre y la sed acabaron con aquellos a los que no habían podido matar los colonos. Hasta ese momento los alemanes no se dieron cuenta de que no estaban siendo inteligentes al tratar así a los que eran su potencial mano de obra. Fue en ese momento cuando aparecieron los Campos de Concentración.

El 14 de Enero de 1905 se ordenó directamente al General que fundara los denominados “Konzentrationslager”, que se traduce literalmente como Campos de Concentración.

El Canciller Bernhard von Bülow declaró específicamente: Los Herero que se rindan deben ser puestos bajo vigilancia y obligados a trabajar.

Palabras de Nandiuasora Mazeingo
Presidente de la Fundación del Genocidio
Herero, Asesor de los Líderes Herero

Alemania también cometió crímenes en el Holocausto cuando quiso exterminar a los judíos; pero todas estas cosas fueron simplemente la continuación de lo que comenzó aquí.

EXTRACTO DEL LIBRO “EL HOLOCAUSTO DEL KAISER:
EL OLVIDADO GENOCIDIO ALEMÁN Y LAS RAÍCES
COLONIALES DEL NAZISMO”, DE DAVID OLUSOGA Y CASPER W. ERICHSEN

Anteriormente a la aparición de los Campos de concentración del Tercer Reich algunos de los muertos del Campo de Exterminio de Sharkalene se convirtieron en un recurso explotado en nombre de la Ciencia Médica.

Los soldados alemanes colocaban los cráneos en cajas y los enviaban a museos, coleccionistas y universidades de Alemania. Esta práctica estaba tan extendida y aceptada en el Sudoeste de África que en 1905 apareció representada en una tarjeta postal.

Palabras de Barman Kangungwe
Líder de Okakarara, Población Namibia

Las cabezas de los hombres que asesinaban se las entregaban a sus esposas para que les quitaran la piel, porque después los alemanes enviaban esos cráneos a Europa.

Palabras de Periodista

Según un Informe de las Naciones Unidas, de 1985, las Tropas alemanas aniquilaron a 3 cuartas partes del Pueblo Herero y cerca de un tercio del Pueblo Nama.

Palabras de Nandiuasora Mazeingo
Presidente de la Fundación del Genocidio
Herero, Asesor de los Líderes Hereros

Cuando la gente regresó de los Campos de Concentración se enfrentaron a una nueva realidad: Vieron que habían perdido sus tierras y sus casas porque habían sido privatizadas y ocupadas por los alemanes. Si reflexionamos sobre ello desde el punto de vista actual, podemos decir que los alemanes hicieron todo esto por las tierras, aquí hay buenos pastos y así consiguieron más tierras buenas para ellos.

Palabras de Nandiuasora Mazeingo
Presidente de la Fundación del Genocidio Herero, Asesor de los Líderes Hereros

Donde vivimos ahora no es la tierra donde históricamente vivía nuestro Pueblo; es un trozo de tierra que está reservado para la población negra, allí es donde vivimos. El genocidio para nosotros no es historia, sino la realidad actual. La tierra que perdimos nunca ha sido devuelta.

Palabras de Sima Luipert
Secretaria de Relaciones Internacionales
de la Asociación de Líderes Tradicionales
Nama (INTLA)

A las personas que salieron de los Campos de Concentración los ubicaron en reservas locales para dejar sitio libre para los asentamientos de los colonos alemanes o “Lebensraum”, pero sus descendientes aún viven en esas mismas tierras.

Palabras de Posman Dawid Hanse
Líder del Pueblo Nama

Pertenecemos al clan que más sufrió durante el genocidio. Nuestros antepasados tuvieron que huir a Botsuana, tuvieron que sobrevivir en nuevas condiciones, no sabían cómo encontrar agua ni comida en aquellas nuevas tierras; además, ahí hay fieras que aquí no existen y que son tan peligrosas como los alemanes: leones y leopardos. Nuestros bisabuelos tuvieron que sobrevivir y luchar de nuevo.

Palabras de Joseph Hanse
Residente local Nama

Durante el genocidio nuestra Familia huyó a Botsuana y allí fue donde vivíamos. Después nos dijeron que podíamos volver a nuestra tierra natal y que asignarían terrenos solo para nosotros, los Nama. Así que volvimos de Botsuana, yo tenía 19 años en ese momento, pero no pudimos elegir a dónde ir, sino que nos quedamos a vivir en las tierras que nos habían concedido.

La tierra no está tan mal, pero no es tan buena como la que nos pertenecía originalmente. Allí podíamos criar vacas y aquí, en cambio, solo podemos criar cabras. Perdimos nuestra tierra fértil y fuimos exiliados a este terreno rocoso. Pero soñamos con volver a nuestras tierras.

Palabras del Doctor Ndumba Kamwanyah
Investigador y Analista Político

Es importante que podamos dialogar sobre el tema de la tierra para encontrar una solución que convenga a todas las partes involucradas. Cabe recordar, que los alemanes también llevan décadas viviendo aquí y ahora no se les puede decir que tienen que devolver esas tierras, sin más.

Creo que el Gobierno alemán cree que este capítulo se ha cerrado porque llegaron a un acuerdo sobre el conjunto de medidas de desarrollo, se disculparon y admitieron que efectivamente se produjo un genocidio. Y ahora piensan que este capítulo está cerrado; sin embargo, como pueden ver, todo esto no hace más profundizar la discordia y crear nuevos problemas. Al fin y al cabo, el acuerdo solo ha conseguido dividir aún más a la gente.

Palabras de Anton von Wietersheim
Presidente del Círculo de Debate de Namibios Germanohablantes

Conozco muy bien la historia de este País porque mi familia ha estado aquí desde el inicio de este asunto. Mi abuelo materno llegó aquí en 1904, como soldado, cuando tenía 19 años; después de la guerra decidió quedarse en la entonces denominada África del Sudoeste Alemana. Ya mis hijos pertenecen a la cuarta generación, también tengo nietos que ya son de la quinta generación.

Lo interesante es, que después de la Primera Guerra Mundial el Gobierno alemán se fue de aquí, pero los sudafricanos que llegaron al Poder continuaron exactamente con la misma política: No respetaban a la población local, especialmente a los Herero y  los Nama; implementaron reglas todavía más estrictas que los alemanes para retenerlos en las reservas.

A nosotros, los jóvenes blancos, nos mantenían lejos de la población local durante el Apartheid, en todos los aspectos, incluso teníamos nuestras propias escuelas, estábamos separados. Hasta que abrimos la escuela en nuestra finca, para los niños de los empleados que en el distrito donde vivíamos la mayoría eran del Pueblo Nama, no nos quedó claro lo que había ocurrido en realidad.

Todavía no superaron el trauma causado por todo lo que sufrieron, sobre todo, porque su condición como Ciudadanos de clase inferior no cambió hasta la Independencia. Sólo en el 2004, cuando se cumplió el centenario de la guerra colonial, la gente empezó a recapacitar sobre el asunto.

Hay muchos namibios germanohablantes que no tienen raíces que se remonten a los tiempos coloniales, sus antepasados llegaron después de la guerra, muchos incluso vinieron después de la Segunda Guerra Mundial.

Cuando empezamos a intentar convencer a la gente acerca de la necesidad de recapacitar sobre nuestro Pasado, ellos empezaron a acusarnos de que sacamos a la luz viejas historias que pueden crear problemas, dicen: Es mejor no remover el pasado.

Pero estamos completamente seguros de que para solucionar este problema debemos ser capaces de comprender la situación de todos los diferentes grupos de población. Podemos conseguir una sana convivencia y tener la conciencia limpia.

Palabras de Sima Luipert
Secretaria de Relaciones Internacionales
de la Asociación de Líderes Tradicionales
Nama (INTLA)

En el 2006 el Parlamento de Namibia aprobó por unanimidad una Iniciativa para solicitar al Gobierno alemán que reconociese su responsabilidad sobre este asunto, se disculpase y nos indemnizase. Desde el 2006 al 2015 los alemanes se opusieron a nuestras demandas, pero fue gracias a la presión ejercida por los Pueblos Nama y Herero, a través de sus Líderes, que finalmente accedieron a hablar sobre este tema.

Palabras de Anton von Wietersheim
Presidente del Círculo de Debate de Namibios Germanohablantes

Creo que el Gobierno alemán ha tomado una decisión muy valiente, incluso sólo por el mero hecho de iniciar las negociaciones. La Declaración Conjunta realmente parecía que iba a suponer un avance; pero los Pueblos Herero y Nama en su mayoría no están de acuerdo con esta Declaración y su argumento principal es que nunca se les permitió participar en las negociaciones.

Palabras de Posman Dawid Hanse
Líder del Pueblo Nama

Queremos que los alemanes se reúnan con nosotros y con los Herero. Les invitamos a que vengan a vernos a nuestra tierra para que puedan pedirnos disculpas, como es debido, y que nos paguen una compensación por todos  los daños ocasionados a nuestros Pueblos. Elegiremos un lugar apropiado, tanto para los Herero como para los Nama.

Palabras de Festus Muundjua
Patrono de la Fundación del Genocidio Herero

Las negociaciones de las que estamos hablando, en las que deben estar presentes los Herero y los Nama, todavía no han comenzado. Les diremos: Ustedes han cometido un genocidio, hablemos sobre ello para que les podamos explicar cuánto daño nos han ocasionado y a cuánto ascienden nuestras pérdidas.

Por supuesto que sabemos las razones por las que el Gobierno alemán no quiere pagar. Alemania cuenta con el apoyo de muchos Países europeos que también son culpables de cometer crímenes similares por todo el Mundo.

Sabemos que somos pioneros. Una vez que nuestro caso se resuelva con éxito, sentará un precedente para que otras Comunidades, víctimas de genocidio en todo el Mundo, den un paso al frente y presenten sus demandas. Sabemos que nuestra lucha forma parte de un contexto global y de una lucha que incluye a todo el Mundo.

Palabras de Sima Luipert
Secretaria de Relaciones Internacionales
de la Asociación de Líderes Tradicionales
Nama (INTLA)

Este es un ejemplo clásico de cómo dos pequeñas Comunidades del extremo Sur de África se enfrentan a una poderosa Potencia occidental. Nuestro caso está siendo observado desde afuera y serviría de ejemplo a otros Países africanos que aprenderían de nuestra experiencia sobre cómo tratar con sus antiguos colonizadores, como Francia, Bélgica, y otros.

Palabras de Ellison Tjirera
Profesor de Sociología de la
Universidad de Namibia

Estoy seguro de que muchos Países occidentales, me refiero a Países que en su día fueron Potencias Imperiales, están observando este caso con gran interés porque también les afectará a ellos, debido a que otros Países también podrán alzar su voz y decirles: Los que ustedes hicieron aquí estuvo mal, y tienen que pagarnos por ello.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *