El diplomático venezolano, detenido injustamente en una cárcel de Miami, sufre serios padecimientos vinculados a un cáncer de estómago y su vida peligra, explicó su esposa, Camila Fabri.

Camilla Fabri, esposa de Alex Saab, diplomático venezolano detenido en Estados Unidos, denunció su preocupante estado de salud, con peligro para su vida, tras más de mil días de encierro sin recibir atención médica.

En rueda de prensa, Fabri pidió con urgencia al mundo denunciar la alarmante situación, y al secretario general de la ONU, António Guterres, un pronunciamiento sobre el caso.

En julio del 2021, el Grupo de Trabajo y cuatro Relatores Especiales de las Naciones Unidas manifestaron su preocupación por el deterioro irreparable del estado de salud de Saab desde su secuestro en junio de 2020, en Cabo Verde, y posterior extradición al EE.UU..

Después de muchas negativas de las autoridades, el 7 de julio de ese mismo año permitieron la visita de su médico de cabecera, quien ratificó el alarmante estado de su paciente, sobreviviente a un cáncer de estómago.

El galeno detectó anemia, anorexia, diabetes tipo II, hipotiroidismo, hipertensión y riesgo elevado de enfermedades tromboembólicas, incluidos embolismo pulmonar y trombosis venosas profundas.

Además confirmó una infección en sangre por la bacteria helicobacter pylori y sangramiento en el tracto digestivo, evidencias de una posible recurrencia del cáncer.

A todo ello se sumaban las lesiones por los golpes recibidos durante las torturas.

Fabri, líder del Movimiento Free Alex Saab, remarcó este jueves que pese a todos esos padecimientos, jamás tuvo tratamiento.

Saab está recluido en el Centro de Detención Federal de Miami, Florida, donde su situación carcelaria es pésima y no puede recibir visitas familiares.

En 2020 lo acusaron de lavado de dinero bajo la anuencia del gobierno de Venezuela, cargo rechazado por el prisionero en reiteradas ocasiones.

El llamado de su esposa subraya el carácter humanitario de la misión que cumplía Saab cuando fue ilegalmente detenido y su rango diplomático, desconocido por el sistema de justicia de EE.UU. porque la Casa Blanca no acepta la legitimidad del gobierno bolivariano.

Fuente: Prensa Latina, Telesur

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *