Loading

La investigación reveló que el joven fue ‘contratado’ por el régimen nazi de Kiev, al tiempo que fue EEUU quien ordenó esta provocación destinada a generar las tensiones étnicas y religiosas en Rusia.

Un episodio que vuelve a explicar cómo Washington y sus siervos occidentales contribuyen a la ‘paz’ y ‘estabilidad’ internacionales que tanto pregonan los llamados ‘líderes’ del llamado mundo ‘libre y democrático’.

Un detalle: el tipejo detenido por haber quemado un Corán en Rusia será puesto en una cárcel en una región musulmana.

Las autoridades rusas detuvieron a un joven de la región rusa de Volgogrado, que grabó un vídeo con la quema de un ejemplar del Corán, y entregaron este domingo el caso al Comité de Instrucción de la república rusa de Chechenia, de mayoría musulmana.

Las autoridades rusas detuvieron a un joven de la región rusa de Volgogrado, que grabó un vídeo con la quema de un ejemplar del Corán, y entregaron este domingo el caso al Comité de Instrucción de la república rusa de Chechenia, de mayoría musulmana.

El joven, identificado como Nikita Zhuravel, admitió haber adquirido el Corán por orden de la inteligencia ucraniana y haberlo quemado el pasado 4 de mayo junto a la mezquita de Volgogrado.

«Lo grabé en mi propio móvil, los vídeos fueron enviados a los agentes del Servicio de Seguridad de Ucrania (SBU). Por este trabajo me debían pagar 10.000 rublos (125 dólares)», afirmó en su declaración, hecha pública por el Comité de instrucción de Rusia.

Según el detenido, su acción buscaba «atizar el odio religioso entre los campesinos y los musulmanes de la región de Volgogrado».

El vídeo fue difundido en varios canales de Telegram, tras lo cual el Servicio Federal de Seguridad de Rusia (FSB, antiguo KGB), junto al Ministerio del Interior, identificaron y detuvieron este sábado a Zhuravel.

En contra del joven se abrió una causa penal por «acciones públicas irrespetuosas con el fin de insultar los sentimientos religiosos de los creyentes».

El Comité de Instrucción de Rusia entregó hoy la causa al Comité de Instrucción de la república rusa de Chechenia, mayormente musulmana, para «continuar las investigaciones».

En enero de este año fueron quemados varios ejemplares del Corán en Suecia, Dinamarca y Países Bajos, lo cual no solo generó gran malestar en Turquía y el Oriente medio, sino que impulsó el veto de Ankara a la candidatura sueca a la OTAN.

El fanático antimusulmán Rasmus Paludan, que ocasionó un incidente diplomático entre Suecia y Turquía al quemar varios ejemplares del Corán, argumentó entonces que con esta acción quería denunciar los crímenes cometidos por el líder chcheno Ramzán Kadirov y sus milicianos.EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *