Loading

Por Hannan Hussain

En medio de la escalada de violencia, Estados Unidos parece decidido a hacer la vista gorda ante la escalada de factores habilitados bajo su propia supervisión.

Haití se está recuperando de uno de los peores episodios de violencia de pandillas en la memoria reciente, después de que bandas criminales fuertemente armadas irrumpieran en las prisiones del país, sitiaran la capital e intentaran derrocar al primer ministro haitiano Ariel Henry.

Washington se ha limitado a ver cómo más de 50 mil haitianos huyen de Puerto Príncipe, mientras que un importante experto en derechos humanos de las Naciones Unidas advirtió que la situación parece apocalíptica, «como el fin de los tiempos».

En medio de la escalada de violencia, Estados Unidos parece decidido a hacer la vista gorda ante la escalada de factores habilitados bajo su propia supervisión. Se niega a desempeñar un papel más proactivo en el restablecimiento del orden, trae un historial de flagrante interferencia militar en Haití y no muestra signos de frenar el suministro ilícito de armas a las bandas criminales.

No queden dudas: los haitianos son testigos del hecho de que el ejército estadounidense y sus aliados han estado en su país durante al menos cuatro décadas, con poco que mostrar para el llamado progreso democrático. Durante años, Washington también ha respaldado y patrocinado regímenes haitianos no democráticos en detrimento de su propia credibilidad. En realidad, aún no ha rendido cuentas por obligar al presidente electo de Haití, Jean-Bertrand Aristide, a huir después de un golpe de Estado coordinado por Estados Unidos hace dos décadas.

Dado el descarado alcance de la intromisión e intervención de Estados Unidos en el país caribeño, no se puede confiar en que Washington reduzca los riesgos de una toma total del poder por parte de las pandillas en Haití. Al mismo tiempo, pregona la estabilidad al tiempo que justifica la deportación forzada de decenas de civiles haitianos que huyen de las guerras de pandillas.

Washington sabe que el suministro abierto de armas de fuego ilícitas a Haití podría escalar la violencia de las pandillas a niveles sin precedentes. Gracias a la inundación de armamento ilegal, algunas bandas criminales haitianas han reunido un arsenal mayor que la propia Policía Nacional de Haití. Además, han utilizado activamente estas armas de fuego ilegales para alimentar un aumento de los saqueos y secuestros masivos, e incluso han atacado instalaciones estatales sensibles.

Esos ataques podrían adquirir una nueva intensidad a medida que las pandillas amplíen su alcance a lugares estratégicos y mantengan niveles sin precedentes de anarquía en detrimento de la seguridad pública.

Ese es un resultado que rompe el mito de los llamados «valores» de Estados Unidos y las supuestas prioridades democráticas en Haití. Washington dice que está comprometido a garantizar que los haitianos reanuden su vida cotidiana «libre de violencia y desesperación», pero no ha mostrado signos de tratar de «restaurar el orden democrático» de manera tangible. Durante años, al propio pueblo haitiano se le ha negado el derecho a elegir su propio futuro. Ya no.

Sin una supervisión de armas a largo plazo, Washington corre el riesgo de empoderar a los grupos criminales para fortalecer el acceso a armamento de alto poder y expandir el control de facto sobre la capital en cualquier momento en el futuro. Durante años, los flujos ilícitos de armas procedentes de Estados Unidos han ayudado a las bandas criminales a alimentar una economía de tráfico de armas en Haití que ayuda a financiar las operaciones sobre el terreno. Estados Unidos se identifica como una de las principales fuentes de contrabando de armas de fuego y municiones a Haití, dejando claro que la verdadera fuente de la escalada y la provocación es la propia superpotencia autoproclamada.

También hay que prestar atención a la restauración de la estabilidad política, que no es una prioridad para Estados Unidos.

Washington parece reacio a ejercer la mayor parte de su influencia sobre un consejo de transición cuando asuma el mando. El acuerdo es clave para facilitar el desarrollo de capacidades de la policía nacional de Haití.

Este acuerdo del consejo se ha establecido con la mediación del bloque de la Comunidad del Caribe (CARICOM), pero puede tener dificultades para lograr la estabilidad que tanto se ha buscado si el personal encargado de hacer cumplir la ley de Haití carece de las capacidades para inspeccionar las armas y reforzar la seguridad dentro y alrededor de las fronteras.

¿Dónde está la intención de Estados Unidos de cerrar esas brechas de capacidad? Solo pone peso retórico a una fuerza de seguridad multinacional para Haití asistida por la ONU, y ve la formación del consejo como un paso importante hacia ese objetivo. Pero sin una financiación sustancial de Estados Unidos, un mayor compromiso de personal y apoyo de equipos, la fuerza no tiene muchas posibilidades. Mientras Haití se tambalea, Estados Unidos opta por insistir en más promesas vacías.

No hace mucho tiempo, Washington sólo comprometió unos 300 millones de dólares para la misión policial internacional, una cantidad que ni siquiera se compara con la magnitud de los daños y la destrucción provocados por la interferencia estadounidense en Haití a lo largo de los años. Esas cifras también palidecen en contraste con la violencia de las pandillas en las calles, que exigió hasta 5.000 policías internacionales en los últimos tiempos.

Por lo tanto, el reto que tenemos entre manos es grave. Muchas pandillas haitianas exigieron previamente una participación en las conversaciones para establecer un nuevo gobierno, y a algunas les gustaría ver una posible participación de las pandillas en el futuro liderazgo de Haití. Además de estos temas espinosos, el sentimiento hacia una fuerza de seguridad multinacional respaldada por Estados Unidos está lejos de ser favorable: Jimmy Chérizier, uno de los líderes de pandillas más poderosos de Haití, advirtió de antemano que cualquier fuerza keniana asistida por la ONU que llegara al país sería tratada como «agresores» e «invasores».

Teniendo en cuenta estas limitaciones, la lección para Estados Unidos es sencilla. Dejen de dictar términos a una nación que se tambalea por sus intervenciones militares, suministros de armas ilícitas, deportación forzada y medidas discriminatorias de amplio alcance.

Hace tiempo que se deberían haber tomado medidas tangibles, y la retórica hueca de la consolidación de la paz no será suficiente para Washington.

Fuente: Almayadeen

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *