El economista estadounidense advierte que aquellos países que no están “en el lado correcto de la historia” tienden a se unirse cada vez más “en una amplia gama de estructuras”.

Larry Summers, secretario del Tesoro de EE.UU. entre 1999 y 2001, cree que el país norteamericano está perdiendo influencia a nivel global a medida que otras potencias suman fuerzas en nuevas alianzas, según se expresó en una entrevista concedida este viernes a Bloomberg, al margen de la Reunión de Primavera de jefes de finanzas globales en Washington.

“Estamos en el lado correcto de la historia, con nuestro compromiso con la democracia”, sentenció. Sin embargo, —puntualiza— “todo parece un poco solitario en el lado correcto de la historia, ya que aquellos que parecen estar mucho menos en el lado correcto de la historia se unen cada vez más en una amplia gama de estructuras”.

En opinión del economista, esta fragmentación se acepta cada vez más, a lo que se une la creciente sensación de que su bloque puede no ser el mejor con el que asociarse, algo que —confiesa— es “tal vez incluso más preocupante”.

“Alguien de un país en desarrollo me dijo: ‘lo que obtenemos de China es un aeropuerto. Lo que recibimos de EE.UU. es una conferencia'”, continuó Summers, que actualmente es profesor en la Universidad de Harvard.

“Fragmentación” de la economía mundial

Asimismo, señaló que el estrechamiento de los lazos entre Oriente Medio, Rusia y China, que recientemente se tradujeron en un acercamiento entre Arabia Saudita e Irán, es “un símbolo de algo” que podría representar “un gran desafío” para Washington.

Por ello, asegura que EE.UU. tendrá que considerar cómo abordar este nuevo reto, mientras las estructuras del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Mundial (BM) también serán un tema clave a largo plazo. “Si el sistema de Bretton Woods [establecido en 1944 tras una conferencia monetaria y financiera de la Naciones Unidas] no funciona con fuerza en todo el mundo, habrá serios desafíos y propuestas alternativas”, concluyó.

La clave del encuentro, organizado por el FMI y el BM, cobró forma de advertencia sobre del riesgo de “fragmentación” de la economía mundial a medida que EE.UU. y sus aliados buscan remodelar las cadenas de suministro fuera de China y de otros competidores estratégicos.

Fuente: rt.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *