Loading

Militares estadounidenses en la ciudad de Bagdad, Irak - Sputnik Mundo, 1920, 19.03.2023

Aunque pasaron dos décadas desde que el Ejército estadounidense entró en Bagdad, aún quedan muchas cuestiones sin resolver como la insistencia de George W. Bush en utilizar la falsificación para invadir Irak, declaró a Sputnik el exdirector de la oficina del ministro de Exteriores del país, Farouk al-Fitian.

A 20 años del inicio de la invasión a Irak, Farouk al-Fitian recuerda cómo vivió esos primeros momentos.

— ¿Cuál era el estado de la política exterior de Bagdad en aquel momento, hubo algún intento de evitar la guerra?

El último cargo oficial que ocupé en el Gobierno iraquí fue el de embajador en Grecia antes y durante el ataque estadounidense de 2003. Estaba al tanto de todo lo que ocurría antes de la ocupación. Habíamos trabajado duro para desviar la amenaza de una invasión estadounidense: temíamos una invasión tras el 11 de septiembre de 2001 y las acusaciones infundadas e inconexas de que Irak poseía armas de destrucción masiva y podría haber estado implicado en la operación del 11 de septiembre. Tras la ocupación de Afganistán, el ataque estadounidense-occidental también se desplegó contra Irak.

— Después de la ocupación de Afganistán, ¿se dio cuenta de que había llegado el turno de Irak?

Cuando vimos la hostilidad de Estados Unidos y Occidente hacia Irak, Bagdad intentó consolidar la opinión internacional en contra de estas tendencias. En aquella época, el ministro de Asuntos Exteriores iraquí, Naji Sabri, intentó entablar contactos con varios países árabes, especialmente con los países del Golfo. Realizó visitas a EAU, Catar y Bahréin.

Tras la cumbre de Beirut de 2002, se realizaron visitas a El Cairo, Damasco y Argelia. El Ministerio de Asuntos Exteriores comenzó entonces a actuar en la región, implicando a Irán y otros países vecinos. Esta maniobra iraquí pretendía romper el mecanismo de guerra que preparaba Washington. Al mismo tiempo, pensábamos que Irak no poseía esas armas, y el entonces presidente estadounidense, George W. Bush, y el entonces primer ministro británico, Tony Blair, habían preparado el terreno con firmeza.

Si observamos la realidad árabe actual, veremos que el plan que se ensayó en Irak se aplicó posteriormente en Libia, Sudán y Siria. El mundo árabe se vio en una situación desesperada hace 20 años.

— ¿Cómo se prepararon en el Ministerio de Asuntos Exteriores para un probable ataque estadounidense?

Tras el bloqueo de Irak durante la Guerra del Golfo, Estados Unidos junto con la mayoría de los Estados de la región, empezó a imponer un bloqueo al país árabe. Yo estaba en Bagdad en aquella época y todos sufríamos mucho, era muy difícil conseguir medicinas para los niños, por no hablar de conseguir alimentos. Los años más duros fueron de 1991 a 1995, hasta que el Gobierno iraquí aceptó un programa de petróleo por alimentos con la ONU en 1996. Sentíamos que Estados Unidos iba en serio con la destrucción de Irak porque nunca había habido un bloqueo internacional como el que nos impusieron entonces.

— Durante los años del bloqueo, las inspecciones internacionales investigaron todos los rincones de Irak, hasta la casa de Gobierno y los palacios presidenciales. ¿Por qué permitió que esto sucediera?

Debido al bloqueo y a las falsas acusaciones de posesión de armas de destrucción masiva, Irak acogió a los equipos internacionales de inspección. Y aunque Bagdad no confiaba en estos equipos, les abrió sus puertas y les permitió visitar lugares que no podemos calificar de otra manera que de provocación.

En el Ministerio de Asuntos Exteriores no estaban convencidos de la imparcialidad de los equipos de inspección: sabíamos que estaban subordinados a Estados Unidos y el Reino Unido. Pero Irak no tuvo más remedio que aceptar. Y nosotros, diplomáticos y militares, nos vimos obligados a aceptar, siguiendo instrucciones de la cúpula del país.

Si de mí hubiera dependido, no les habría abierto la puerta de mi casa ni habría cooperado con nadie, estaba convencido de que habían venido a destruir Irak y no a aliviar la amenaza de guerra.

— ¿Cuándo se convenció de que la guerra era inevitable?

El problema era que los dirigentes estaban convencidos de que no habría una ofensiva estadounidense, como había ocurrido en Afganistán. Se esperaba que se limitara a ataques aéreos contra algunos objetivos. Sin embargo, la decisión de la Casa Blanca de destruir Irak ya estaba tomada. Si Irak hubiera poseído en aquel momento armas similares a las que posee Irán en la actualidad, los cálculos de Washington podrían haber sido muy diferentes y la invasión de 2003 sencillamente no se habría producido.

— ¿Realmente los iraquíes recibieron con flores a las fuerzas de ocupación estadounidenses?

No creo que el pueblo iraquí recibiera a los estadounidenses con flores, a menos que fueran colaboradores. En la provincia de Basora, más concretamente en la zona de Um Qasr, las tropas británicas no pudieron entrar durante 13 días, a pesar de que allí solo había una brigada del Ejército iraquí. Esas tropas solo pudieron entrar en la zona cuando la brigada iraquí llevaba casi dos semanas rodeada y había sido derrotada. No negamos que haya grupos muy pequeños que acogieron bien a los ocupantes, la mayoría de los cuales son partidarios de Teherán y aún hoy gobiernan el país. Pero su número en las elecciones iraquíes no supera el 20%.

— ¿Cuáles son los crímenes estadounidenses más notables en Irak desde su entrada en Bagdad?

El mayor crimen se cometió antes de que entrara Bagdad: fue el bloqueo y el estrangulamiento continuos de Irak. Esto provocó la muerte de más de un millón de niños a lo largo de 11 años. Tras la ocupación, los crímenes de las tropas estadounidenses fueron invadir cualquier ciudad y llevar a cabo operaciones de «limpieza» sin avisar a los civiles. Luego están los crímenes, vistos por todo el mundo, en la prisión de Abu Ghraib. Decenas de miles de iraquíes fueron recluidos allí. La ciudad de Faluya llevaba la bandera de la resistencia real y fue completamente destruida por todo tipo de armas de tierra, mar y aire.

— ¿Son las acciones de los estadounidenses crímenes de guerra cuyos autores deben ser llevados ante la justicia?

Tenemos varios centros jurídicos que siguen recopilando información sobre los crímenes del Ejército estadounidense. Hemos celebrado muchas conferencias y foros con comunidades iraquíes en Europa para confirmar estos crímenes. Pero Washington tiene los brazos largos, sus campañas militares privadas siguen siendo una amenaza para los iraquíes de todo el mundo.

Fuente: sputniknews.lat

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *