Loading

Por Selami Ahmed

Según los testimonios de varios ex presos políticos saharauis y de la familia de la ex presa

La activista y ex presa política saharaui Yega SIDAHMED ELALEM nació en 1964 en Auserd (Sáhara Occidental). Yega era una estudiante inteligente, obtuvo el bachillerato bilingüe C, pero se interesó por el comercio entre la Dajla ocupada, las Islas Canarias españolas y la ciudad mauritana de Nuadibú. En los años 80, Yega se unió a una de las células clandestinas del Frente Polisario para reclutar activistas, llevar mensajes y distribuir panfletos en defensa de la libertad. Eran los años de la guerra y del bloqueo militar y mediático de Marruecos en torno a los territorios ocupados del Sáhara Occidental.

La joven activista, que podía entrar y salir del país sin levantar sospechas, le pidieron en noviembre de 1987 que pasara de contrabando banderas y pancartas saharauis desde España hasta El Aaiún. Los activistas saharauis preparaban una manifestación ante una misión de la ONU que estaba a punto de llegar.

Una semana antes de la llegada de la misión de la ONU, Yega llegó al aeropuerto de El Aaiún con el material escondido en sus maletas. Las autoridades de ocupación habían sido informadas de los preparativos de la manifestación. Para impedir que los saharauis reivindicaran su derecho a la autodeterminación, recurrieron a una maniobra despreciable, difundiendo entre la población saharaui el rumor de que la misión de la ONU había adelantado un día su llegada. En el aeropuerto no se presentó la esperada delegación de la ONU, sino miembros de los servicios de seguridad marroquíes. Los hombres y mujeres saharauis que acudieron a manifestarse cayeron en la trampa tendida por el ocupante.

Más de setenta personas fueron detenidas por expresar pacíficamente su opinión, muchos de ellos jóvenes, y conducidos al PCCMI para ser interrogados. Al igual que sus compañeros de detención, Yega fue sometida a sesiones de tortura, especialmente después de que sus torturadores se dieran cuenta de que había llevado las banderas y pancartas a la manifestación.

El 19 de junio de 1991, tras tres años y medio de desaparición forzada, fue puesta en libertad en un estado muy crítico debido a los diversos tipos y técnicas de tortura psicológica y física a los que fue sometida en prisión, como el aislamiento, las quemaduras de cigarrillos en partes sensibles del cuerpo, los abusos sexuales, las violaciones y otras torturas maquiavélicas. Los servicios de inteligencia la interrogaron bajo tortura para obtener información sobre sus familiares o personas con las que había estado en contacto en el extranjero. Su padre murió durante su desaparición.

Salió de este infierno con una enfermedad cutánea y amnesia. Su madre murió dos años después de su liberación. Su hermano decidió mantenerla a su lado y cuidar de ella. El desconocimiento de la opinión pública internacional sobre el sufrimiento de los civiles del Sáhara Occidental, especialmente de activistas como el ex desaparecido Yega Elalem, se debe al bloqueo militar y mediático que Marruecos mantiene en torno a los territorios ocupados. Desde 1975, Marruecos practica una política de represión e intimidación contra los activistas saharauis, sus familias y todas las personas con las que se relacionan.

La salud de Yega Elalem se ha deteriorado, especialmente en los últimos años, tras la muerte de su hermano y la falta de tratamiento para sus enfermedades y la negligencia sanitaria a la que ha estado expuesta. Actualmente se encuentra hospitalizada en Marruecos. Padece una enfermedad maligna, tiene altos niveles de azúcar en sangre y sufre dificultad respiratoria. Yega necesita ayuda y apoyo para ser evacuada para recibir tratamiento, ya que su vida corre peligro.

Es hora de que la ONU y las organizaciones internacionales de derechos humanos intervengan urgentemente para proteger a los civiles y activistas saharauis indefensos de las diversas formas de persecución continuada por parte del ocupante marroquí.

Fuente: porunsaharalibre.org

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *