Loading

El luchador saharaui por la autodeterminación Yahya Mohamed El Hafed Iaaza fue detenido y condenado injustamente a 15 años de prisión por Marruecos. El 1 de marzo de 2023 salió de la cárcel tras cumplir la condena íntegra. La comunidad saharaui le hizo un recibimiento magnífico en Tan Tan, con numerosísimos invitados. Luego llegarían represalias marroquíes hacia algunos de los participantes.

A pesar del sufrimiento de 15 años, Yahya no ha perdido un ápice de moral ni de valor. En sus declaraciones a Equipe Media -reproducidas en vídeo-, sigue reivindicando la resistencia hasta el final, y se felicita de que esté asegurada en la siguiente generación, refiriéndose a su hijo. 

Habla de valores, que le fueron inculcados desde pequeño, de que nunca ha vacilado frente a los marroquíes.

Habla de los cargos absurdos que le atribuyeron, de cómo tuvo que hacer huelgas de hambre para que se los retiraran, consiguiendo al menos, y mediante presión de organizaciones internacionales, que le quitaran la acusación de espiar para partidos extranjeros –el Polisario- quedando vigentes los cargos de delitos comunes, que tampoco eran ciertos.

También hizo huelgas de hambre para que le cambiaran de cárcel debido al asma que sufría. Casi muere en Ait Melloul. Sus huelgas fueron muy duras: 20, 30, 40, 63 días. Le mantuvieron aislado sin control médico casi hasta el final. Se le iba la cabeza, gritaba, tenía visiones.

Habla del apoyo a los presos. Es una prioridad. Hay que apoyar a las familias para que sean las más fuertes y que los presos lo sepan. La presión contra Marruecos debe venir de todas partes, también de los civiles presos, que deben ayudarse entre sí (como lo hizo él). Menciona a los estudiantes presos y al grupo de Gdeim Izik para quien pide un apoyo especial. Los saharauis deben permanecer unidos y reforzar la unidad nacional.

Pide que los padres se aseguren de que los hijos vayan a la escuela o les irá mal.

 Afirma que la tortura existe. Él ha sido torturado y más aún sus compañeros. Recuerda sus gritos y evoca su sufrimiento. Los presos son rutinariamente golpeados y abofeteados. Él denunciaba las violaciones de derechos de los presos y eso le valió represalias.

“Lo lamentable sería que una persona fuera detenida y nadie plantease su caso”.

Fuente: Equipe Media

El Aaiun – Sahara Occidental ocupado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *