Desde los primeros siglos del Islam encontramos ejemplos de mujeres ascetas y maestras que adquirieron una relevancia que las situaban al mismo nivel que sus homólogos varones. En este sentido, es muy representativa la obra de Abu `Abd al-Rahman al-Sulami (932-1021 d.C.), “Dhikr al-niswa al-muta`abbidat al-sufiyyat”, traducido al inglés como “Early Sufi Women”, que retrata a ochenta y dos mujeres sufíes que vivieron entre los siglos VIII y XI. En él se recoge la siguiente anécdota que tiene como protagonista al célebre Dhu l-Nun el Egipcio, quien, al ser interrogado acerca de la persona más excelente que ha conocido, responde: “Nunca vi a nadie más excelente que una mujer que conocí en la Meca llamada Fátima de Nishapur. Solía discutir maravillosamente sobre materias relativas al significado del Corán… Ella es también mi maestra…”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *