La Policía de Francia pide ayuda a su par israelí para reprimir las protestas en su quinta jornada consecutiva, tras el asesinato de un joven por un agente.

Shimon Nahmani, subdirector del departamento de operaciones de la policía israelí, reveló, durante una discusión con el comité de seguridad nacional, que su homólogo galo había pedido ayuda para hacer frente a las protestas en Francia, según informa este domingo el portal Israel Hoyum.

El diario israelí agrega que la solicitud de la Policía francesa llegó a través de su unidad de negociaciones, tras lo cual, el comisionado de la policía israelí, Yaakov Shabtai, ordenó que cada uno de los departamentos de operaciones, el departamento de inteligencia y la unidad de relaciones exteriores analicen exhaustivamente las violentas protestas en curso en el país europeo.

De acuerdo al informe, en esta reunión, Shabtai ordenó a las autoridades dilucidar las causas de las protestas y la respuesta violenta a los manifestantes en Francia, así como las órdenes emitidas por la Policía y la forma en que las fuerzas del orden han actuado ante el hecho que condujo al estallido social en toda Francia.

Al respecto, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ha condenado este mismo domingo las “olas de antisemitismo” de los manifestantes en Francia, y manifestado su apoyo al Gobierno de Emmanuel Macron por su lucha contra “los antisemitas”.

Todas las ciudades de Francia son escenario de masivas protestas contra el racismo y la violencia policiales, tras la muerte del adolescente Nahel, de 17 años, por un disparo de un agente en un control de tráfico en Nanterre, a las afueras de París, la capital. Ni los llamados a la calma de las autoridades, ni el despliegue de más de 45 000 uniformados y vehículos blindados en las calles no han servido de algo.

La represión policial en diversas partes del país durante la noche del sábado y la madrugada de este domingo ha culminado con el arresto de al menos 719 manifestantes, y un millar de manifestantes en cinco días consecutivos de masivas protestas contra el racismo y la violencia policiales en Francia.

Las fuerzas de seguridad francesas están utilizando equipos antidisturbios que incluyen gases lacrimógenos, granadas de aturdimiento y vehículos blindados para reprimir a los manifestantes.

Los franceses denuncian el abuso de la Policía de una ley, aprobada en 2017, que permite a los agentes disparar contra un vehículo que no respeta un control, siempre que esté en peligro la vida de los uniformados u otras personas. Solo en 2022 murieron 13 personas en circunstancias similares a las de Nahel.

Fuente: HispanTV.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *