Loading

Por Pablo Jofré Leal

En un contexto internacional donde potencias occidentales y gobiernos carentes de escrúpulos y respeto por las creencias de cientos de millones de seres humanos fortalecen la islamofobia, facilitando incluso que se queme el sagrado libro del Corán, aproximadamente 20 millones de seres humanos, fieles musulmanes venidos desde distintos rincones del planeta conmemoran el martirio del Imam Husein (P), en lo que se conoce como la peregrinación de Arbaín.  

Una actividad de profunda devoción, que ya tuvo su inicio, el pasado martes 19 de julio cuando al iniciar el mes de Muharram – el primer mes del calendario islámico – el santuario del Imam Husein (P) en la ciudad iraquí de Karbala, se vistió de luto. Una actividad tradicional y tremendamente simbólica dio inicio a Muharram: el cambio de bandera en la cúpula del santuario del Imam Husein (P). De una bandera roja como la sangre, a una negra como expresión de luto. Un día muy especial, pues además se honró al sagrado Corán, blasfemado por gobiernos de países como Suecia y Dinamarca, que han tolerado su profanación a manos de extremistas, con el permiso de sus autoridades políticas y policiales.

Son los diez primeros diez días de Muharram, que nos lleva al tributo, al recordar la valentía y el martirio. Una conmemoración desbordante de fe, religiosidad y fervor, destinado a ofrendar tanto al Imam Husein (P) como a sus 72 seguidores, martirizados en la batalla de Karbala. Una ceremonia considera una de las más masivas del mundo, parte de un ritual religioso que se convierte en una oportunidad, de tener presente la entrega y la muerte por una causa justa del Imam Husein (P) y los suyos, que se han erigido a lo largo de los siglos en símbolo de la lucha contra la injusticia y crueldad.

Esos peregrinos que recorren cientos de kilómetros, para llegar al santuario del Imam Husein (P) donde se rinde homenaje a quien hace ya 14 siglos cayó mártir en una batalla por la justicia, contra la tiranía y la opresión. Siempre recordemos que Karbala fue el sitio de la batalla contra el segundo califa de la Dinastía de los Omeya, Yazid, una historia siempre necesaria de evocar. La importancia de la memoria histórica, como ejemplo del valor del sacrificio para construir un futuro. Por ello recordar – volver a pasar por el corazón, que es la raíz etimológica de este verbo, resulta fundamental. El día de Ashura año 1445 del calendario musulmán – que este año 2023 en el calendario occidental caerá el día 28 de julio – y representa la jornada donde se murió por valores superiores, por la dignidad, por el valor, la lucha por la libertad contra aquellos que ejecutan esas acciones tanto en aquella época como en la actualidad y experimentada día a día por pueblos como el palestino sometido a la ocupación y colonización sionista. El pueblo de Yemen frente a la agresión Wahabita. Siria y 13 años de soportar agresiones de grupos extremistas financiados por los mismos que hablan del derecho a la libertad de expresión cuando se trata de ofender la creencia de 2 mil millones de musulmanes, quemando su libro sagrado. Los mismos que callan obsequiosamente frente a los crímenes de sus aliados cometidos en los cinco continentes o enmudecen las voces disidentes aprovechando su poder político y mediático, el monopolio de las redes sociales. Como también cuando reprimen a sus propias poblaciones mientras alientan desestabilizaciones y guerras híbridas en otros países.

Ashura es recordado como la fecha en que el Imam Husein (P)– conocido como el señor de los mártires – segundo hijo de Ali y Fátima – hija del profeta – se enfrentó al ejército enemigo conformada por miles de efectivos de la Dictadura Omeya de Yazid, hijo de Muawiyya. Allí, en las llanuras de Karbala, en el sur del actual Irak el Imam Husein (P)y los suyos – un grupo de 72 seguidores entre los cuales se encontraba su familia – combatieron desde el amanecer después de días de asedio: con hambre y sed propiciada por la acción de sus enemigos (1) Un combate desigual que terminó con el martirio del Imam Husein (P), sus seguidores, contando entre los asesinados a dos hijos del Imam, dos pequeños de once y trece años. La muerte del Imam Husein (P) representa la integridad, el preferir la muerte a la humillación frente a un gobierno tiránico. El ofrecer la vida en virtud de valores traicionados por sus enemigos Omeyas “Morir con honor y gloria es mejor que vivir con humillación” fue la máxima del Imam Husein (P) que después de catorce siglos está más presente que nunca en la lucha que se lleva a cabo en la región contra enemigos totalitarios y sanguinarios como los Omeya, hoy con nombres de sionismo y wahabitas.

Ashura nos demuestra que el martirio del Imam Husein (P) está más presente que nunca en la lucha contra la opresión de dictadores, gobiernos belicistas, ideologías supremacistas y racistas. Tiranos que subyugan y que se expresan hoy en una política exterior de Estados Unidos y sus aliados. Una política islamofóbica, agresiva, donde el odio, el racismo, la imposición de intereses hegemónicos necesita tener presente el mensaje del Imam Husein (P), que a pesar de los siglos  está más vigente que nunca en la lucha de los pueblos por su libertad, la defensa de su soberanía, por su derecho a la autodeterminación. Sean los pueblos de Cuba, Venezuela, Siria, Irak, Palestina, El Líbano, Yemen, la propia República Islámica de Irán y de todos aquellos pueblos que definen llevar la resistencia como ideal de lucha contra la opresión, contra los procesos de desestabilización, los ataques en múltiples frente.

Un hecho enormemente significativo este año ha sido la firma de un texto que tiene cientos de miles de firmas, traducido a seis idiomas disponible en múltiples plataformas, donde se señala con firmeza que aquellos que participación de los rituales del día de Arbaín, que marcha hacia Karbala, que ondean sus banderas negras de luto por el Imam Husein (P) se comprometen en una lucha mundial contra la tiranía y el apoyo a los oprimidos del mundo (2) Allí donde estos se encuentren, convocando a las sociedades del mundo a secundar este combate a más de 14 siglos de del martirio del Imam Husein (P). Y aquí, en esta parte de la historia es donde comienza también el llevar adelante la necesidad de no olvidar tampoco “la gran misión de la Hazrat Zeinab (P), hermana del Imam Husein (P), de revelar a todos lo sucedido en Karbala, “sacar a luz el verdadero rostro de los mezquinos califas y defender los principios del Islam del Profeta Hazrat Muhamad” (3) y en ello nuestro deber ese seguir ese ejemplo. Siempre existirá alguien que siga la senda recta, sin temor, sin vacilar frente a aquellos que con su política de dominio pretender ejercer una autoridad ilegítima, como la de Yazid.

  1. https://wp.telesurtv.net/bloggers/La-historia-de-Ashura-20201015-0002.html
  2. https://espanol.almayadeen.net/news/1188771/millones-de-musulmanes-conmemoran-el-d%C3%ADa-de-arbain
  3. https://www.hispantv.com/noticias/nocategory/437429/iranies-muharram-tasua-husein

Pablo Jofré Leal
Pablo Jofré Leal Periodista y escritor chileno. Analista internacional, Master en Relaciones Internacionales de la Universidad Complutense de Madrid. Especialista en temas principalmente de Latinoamérica, Asia Occidental y el Magreb. Es colaborador de varias cadenas de noticias internacionales. Creador de página WEB de análisis internacional ANÁLISIS GLOCAL www.analisisglocal.cl

Fuente: hispantv.com

Un comentario en «Imam Husein: Hoy más que Nunca»
  1. Cuanta falta hace que el espíritu del Iman Hussein y Karbala se extiendan por todo el mundo para luchar contra la opresión, el imperialismo, la explotación de seres humanos y de pueblos: por África, Yemen, Sáhara, Siria, Cuba, Nicaragua, Venezuela, Libia, Irak, Irán, el Rif, Andalucía…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *