Loading

Yo no sé si lo recordarán, pero cuando estalló el conflicto en Ucrania dije que era «la primera línea de fractura», pero que irremediablemente iban a surgir otras en este reordenamiento de las relaciones geopolíticas. Uno de esos lugares sería el Sahel africano… donde está inmerso, no casualmente, Sudán.

Ahora, a pedido del Sr. Gabriel Rockk y además porque muy poco se habla del continente en general, que para colmos está en ebullición por la rápida pérdida de influencia de franceses y británicos, mientras crece la influencia china y rusa, voy a dar un pequeño pantallazo de lo que sucede en Sudán.

Situémonos: Sudán, es (o era) un enorme país situado al noreste de África, al sur de Egipto, que a pesar de su grado de atraso, tiene abundantes recursos naturales y características geográficas estratégicas, pues tiene alta dominancia sobre el Mar Rojo, es atravesado de sur a norte por el río Nilo, y goza de un acceso potencial hacia el este del cuerno de África gracias a su vecindad con Eritrea y Etiopía. Hasta 2011 también tenía, en su zona sur, proyección hacia el África Ecuatorial (Uganda, Kenia, República Democrática del Congo [ex Zaire] y la República Centroafricana), hasta que fue cercenado en dos, con la creación artificial de Sudán del Sur, gracias al apoyo estadounidense, exacerbando las diferencias religiosas entre musulmanes y cristianos.

Ese hecho, que fue traumático para el enorme país, pues perdió nada menos que un área de 600.000 km² (toda su zona sur), fue finiquitado mediante un referendo… ese instrumento aprobatorio que es perfectamente legal cuando suena acorde a los intereses occidentales, pero que es un instrumento que legitima posiciones de fuerza, como en las repúblicas de Donbás, cuando no.

Lo cierto es que este tipo de ‘transiciones’ sucede de manera bastante habitual e invisibilizada en todo el continente negro, pero básicamente, en toda la región del Cuerno de África, un lugar que ya se posicionó como centro de puja entre soviéticos y estadounidenses durante la Guerra Fría y que, tras el colapso de la URSS, pasó rápidamente al dominio casi total de éstos últimos, que reconfiguraron a diestra y siniestra la geografía.

Mapa: https://es.wikipedia.org/wiki/Cuerno_de_África

Lo que está ocurriendo en Sudán… pues no se trata de algo tan intrínseco de Sudán… sino de una zona integral que tiene altísima incidencia estratégica para el juego de las potencias globales y regionales, y las corporaciones que las secundan (o ‘lideran’… según se quiera ver) donde son azuzados distintos grupos secesionistas según los intereses de uno u otro bando político.

Hay un hecho trascendente en los últimos años que conmocionó la región: la creación del AFRICOM, el mando estadounidense más reciente.

Se creó en octubre de 2008 mediante la fusión de las responsabilidades en la zona geográfica de África anteriormente asignadas a tres de los seis mandos militares estadounidenses: el Mando Central (CENTCOM) destinado al Golfo Pérsico, el Mando en Europa (EUCOM) y el Mando en el Pacífico (PACOM). El AFRICOM también asumió la responsabilidad de gestionar Camp Lemonnier y las operaciones de la Fuerza de Tarea Conjunta Combinada – Cuerno de África (CJTF-HOA) destacada en Yibuti, ex colonia francesa ubicada específicamente sobre el super-estratégico Estrecho de Bab-al-Mandeb que facilita el paso desde el Mar Rojo al Golfo de Adén (y viceversa), una de las rutas marítimas más transitadas, por donde pasan 3,3 millones de barriles de crudo diarios.

Ver: https://en.wikipedia.org/wiki/Camp_Lemonnier

Ver: https://es.wikipedia.org/wiki/Bab_el-Mandeb

De esta forma, el SOUTHCOM se encarga de Sudamérica (con la generala Laura Richardson al mando), el PACOM de la región del Pacífico, el CENTCOM de Oriente Medio, el EUCOM de Europa y el AFRICOM, desde 2008, de toda África, aunque su sede esté en Stuttgart (Alemania) y su base operativa más relevante esté en Yibuti.

Si no se comprende que toda la zona del Cuerno de África – en un contexto general continental de importancia creciente como reservorio de materias primas – es fundamental para Estados Unidos y Europa (Occidente Colectivo), no se pueden comprender las continuas asoladas, secesiones y guerras civiles en la zona.

No se trata de un proceso de descolonización, como el ocurrido desde 1960 en adelante, sino de un NUEVO PROCESO DE COLONIZACIÓN encubierta, con sus matices.

Todo responde a cuatro objetivos:

1) Asegurar el control de Occidente Colectivo del tráfico de hidrocarburos por el Bab el-Mandeb y el Mar Rojo,

2) Evitar el afianzamiento de China, ya convertida en el mayor socio comercial de casi todos los países africanos, desde 2009, excepto Marruecos y alguno que otro. China, además, abrió su primera y (por ahora) única base ultramarina en Doraleh … en Yibuti. Yibuti posee así «el honor» de tener en su escaso territorio de 22.000 km² una base estadounidense y otra china, apenas equidistantes.

3) Impedir el establecimiento de bases rusas, fundamentalmente en Sudán y Eritrea.

4) Evitar a toda costa la estabilidad regional (dentro del esquema de guerra permanente).

Es en ese marco de situación que aparecen, por ejemplo:

1) La sublevación armada del Tigray, al norte de Etiopía, fomentada subrepticiamente (y no tanto) por Estados Unidos, exacerbando visiones étnicas que antes estaban en estado embrionario, lo que ha derivado en una guerra abierta en 2020, sofocada gracias a un gran esfuerzo mancomunado del país – y a las armas rusas – que tuvo que darle mayor autonomía a la región para conservarla dentro de su espacio nacional.

En Adis Abeba, la capital etíope, ‎que estuvo a punto de caer bajo las milicias del Tigray, se encuentra ‎la sede de la Unión Africana, un modernísimo edificio construido por … China, quien invirtió en él 200 millones de dólares.

Dicen las malas lenguas que uno de los responsables de la triangulación de armas hacia las Fuerzas Armadas del Frente Popular de Liberación de Tigray (FPLT) era nada menos que Tedros Ghebreyesus, el director general de la OMS, etíope tigriño…

https://www.europapress.es/…/noticia-director-general…

2) Las actos de «piratería» en Somalia, que «provocaron» la «irremediable» militarización por parte de las potencias occidentales del Golfo de Adén y el rodeo de la isla de Socotra con sus flotas.

3) La creación de Somalilandia, un estado (aún) no reconocido por la ONU, regido por la sharía, que sin embargo subsiste con su propia organización, juzgados islámicos, parlamento, ejecutivo, fuerzas armadas, moneda y relaciones armoniosas con sus vecinos… y que es auspiciado financieramente por Arabia Saudita.

4) Yemen, en el «otro lado del charco», un país destruido por las ambiciones de sus vecinos sauditas y emiratíes, que a la vez responden a la estrategia estadounidense del control del Golfo de Adén. El proyecto de división de Yemen entre la facción yemenita respaldada por Arabia Saudita y la facción yemenita pro-iraní (los hutíes) fue uno de los motivos de la guerra, aunque en realidad, estaba por detrás el plan israelo-saudita de explotación de los recursos energéticos del desierto de Rub al-Khali y el manejo del superestratégico puerto de Adén. El intento de división de Yemen no es nuevo. Durante la Guerra Fría ya existió un Yemen del Sur – la pro-soviética República Democrática Popular de Yemen (1967-1990), posteriormente convertida en República Democrática de Yemen antes de la reunificación yemenita; y un Yemen del Norte, la antigua República Árabe de Yemen (1962-1990).

¿Qué quiero señalar con todo esto?

Pues que no se comprende la situación hoy imperante en Sudán sin una visión superior del juego de influencias entre Estados Unidos, Europa, China y Rusia en ‘las periferias’.

Porque si bien se está remodelando el esquema de relaciones de poder político, también es cierto que se está jugando el liderazgo de la IV Revolución Industrial, y para ello, es necesario establecer zonas seguras en los reservorios de insumos y materias primas.

El gigante asiático ha penetrado enormemente en las economías africanas, porque si bien importa de ellas gran cantidad de materias primas, como ser, el petróleo de Sudán y Angola, el uranio de Namibia y Níger, el hierro, cobre, zinc, cobalto y coltán de la República Democrática del Congo y otros países anexos, también deja en ellos una amplia diversificación infraestructural, desde puertos, aeropuertos, carreteras, puentes, hospitales o colegios que aminoran la pobreza y se constituyen como un trampolín de desarrollo.

Es más, la incipiente deslocalización de las manufacturas chinas está promoviendo la incorporación de algunos países africanos dentro de las cadenas de valor globales, lo que facilita la creación de empleo formal.

Para evitar este grado de complementación económica entre China y África, y en paralelo y por detrás, el de Rusia y África, Estados Unidos aviva el secesionismo étnico y/o juega la carta del terrorismo, alimentando facciones o poniéndolo en cartelera como una amenaza que «debe» combatir.

Rusia, hace apenas un mes y estando en plena guerra, ha dado un gesto increíble de Soft Power, justo previo a la reunión entre Putin y Xi en Moscú, al condonar 20.000 millones de dólares de deuda que tenía con distintas naciones africanas, lo que hizo aumentar aún más su prestigio. Lo hizo durante al Conferencia Parlamentaria Internacional Rusia-África, sita en Moscú el 20 de marzo, horas antes de la ratificación del ‘Camino Conjunto’ con China.

https://www.elciudadano.com/…/rusia-condona-a…/03/22/

Hace unos días y justamente desde Stuttgart, el secretario estadounidense de Defensa, Lloyd Austin, acusó a China y a Rusia de tratar de reforzar su influencia en África para desestabilizar las relaciones de ese continente con Washington, alegando que «𝐶ℎ𝑖𝑛𝑎 𝑒𝑠𝑡𝑎́ 𝑒𝑥𝑝𝑎𝑛𝑑𝑖𝑒𝑛𝑑𝑜 𝑠𝑢 ℎ𝑢𝑒𝑙𝑙𝑎 𝑒𝑐𝑜𝑛𝑜́𝑚𝑖𝑐𝑎 𝑦 𝑚𝑖𝑙𝑖𝑡𝑎𝑟 𝑦 𝑎𝑠𝑝𝑖𝑟𝑎 𝑎 𝑐𝑜𝑛𝑠𝑡𝑟𝑢𝑖𝑟 𝑏𝑎𝑠𝑒𝑠 𝑒𝑛 𝐴́𝑓𝑟𝑖𝑐𝑎 𝑦 𝑎 𝑠𝑜𝑐𝑎𝑣𝑎𝑟 𝑙𝑎𝑠 𝑟𝑒𝑙𝑎𝑐𝑖𝑜𝑛𝑒𝑠 𝑑𝑒 𝐸𝑠𝑡𝑎𝑑𝑜𝑠 𝑈𝑛𝑖𝑑𝑜𝑠 𝑐𝑜𝑛 𝑙𝑜𝑠 𝑝𝑢𝑒𝑏𝑙𝑜𝑠, 𝑔𝑜𝑏𝑖𝑒𝑟𝑛𝑜𝑠 𝑦 𝑒𝑗𝑒́𝑟𝑐𝑖𝑡𝑜𝑠 𝑎𝑓𝑟𝑖𝑐𝑎𝑛𝑜𝑠».

Ahora vamos al punto focal: Sudán. ¿Qué está pasando allí?

Una milicia armada denominada Fuerzas de Apoyo Rápido (RSF), cuyo origen está en Darfur, al oeste del país, inició una operación rápida para conquistar la capital (Jartum) y derrocar al presidente, el teniente general Abdel Fattah al-Burhan, que cometió el crimen, el 9 de febrero, de entrevistarse con el canciller ruso Serguei Lavrov para afinar detalles del establecimiento de una base naval rusa en Port Sudan, a orillas del Mar Rojo.

https://www.eldebate.com/…/rusia-anuncia-construccion…

Esa es la forma en que Rusia se saltea el Estrecho Bab-el-Mandeb, pero a la vez asegura sus relaciones con Sudán para acercarla a la República Centroafricana, donde tiene intereses económicos en minería (y donde operan los wagneritas).

Pero también era la forma que tenía la autoridad central de Sudán de evitar que su país se fragmente, pues según el presidente, Sudán necesitaba armas (rusas) para evitar un plan (estadounidense) de «balcanización» del país en 5 estados. No podemos culparlo de pensar eso… dado que el AFRICOM fue vital para la sublevación del sur en 2011, partiendo al país en dos al viejo estilo de ingleses y franceses en el siglo XIX.

Y aquí un intervalo importante: nadie sabe a ciencia cierta si el acuerdo fue ratificado o no. De hecho, fuentes rusas dijeron que el acuerdo se había caído, lo cual hace suponer que Rusia, solapadamente, apoya el golpe.

Lo único cierto es que esta última semana, dos facciones militares se alzaron en pugna, guiadas por intereses contrarios y por las ansias de tomar el poder central del país. Las Fuerzas Armadas Sudanesas (SAF), dirigidas el teniente general Abdel Fattah Al-Burhan, por un lado, y las RSF, dirigidas por el general Mohamed Hamdan Dagalo (conocido como «Hemedti»). Ambos hombres forman parte del Consejo Soberano de Transición (al renunciar el presidente Ahmed Awad Ibn Auf en 2019), el primero como presidente y el segundo como vicepresidente.

Si. Es el presidente versus el vicepresidente enfrentados, ambos militares. Y si eso les parece atípico es porque no conocen Argentina…

Todavía no se sabe bien como se está zanjando esta breve guerra. Todo parece indicar que las tropas sudanesas leales al presidente están ganando la batalla y dominando el golpe.

Pero cuanto más tiempo luchen estas facciones, más probable es que también pueda ocurrir algún nivel de intervención extranjera, particularmente la posibilidad de que Egipto apoye a Burhan y los Emiratos Árabes Unidos respalden a «Hemedti», a quienes se considera cercanos. Se daría así un escenario similar al de Libia…

Ah… al respecto se sabe que el gobierno de la Libia Oriental (LNA) envió un avión con municiones para las Fuerzas de Apoyo Rápido el 17 de abril en Sudán y que el 12 de abril, el hijo de Jalifa Haftar, el comandante del LNA y «Hemedti», líder de las RSF, se reunieron en Jartum… con lo cual la similitud del caos libio al caos sudanés es sorprendente, con muchas facciones apoyando los bandos en pugna y las potencias viendo de qué lado se posicionan.

La intervención egipcia incluso se percibe como «previa». Aviones MiG-29 de la Fuerza Aérea Egipcia estaban sorprendentemente en el aeropuerto internacional de Jartum antes del golpe, como si hubiesen sabido que sucedería… y es por eso que las RSF tuvieron como prioridad su captura. Si Egipto interviene, entonces Etiopía, que tiene un conflicto abierto por la «Gran Represa del Renacimiento Etíope» (que acaba de poner en funcionamiento) podría sentirse amenazada y hacer un movimiento militar contra Sudán. Egipto amenazó varias veces con volar la represa a través de un ataque aéreo…

Sudán podría así convertirse en una mecha de un explosivo que consuma la zona oriental del Sahel…. lo que nos lleva a un interrogante muy básico: Cui bono? (¿Quién se beneficia?).

Incendiar una zona y volverla inestable solamente beneficia a quienes impiden hacer negocios «a otros». Ya no se trata de extraer recursos, sino de alimentar facciones para que ingresen en una estado de guerra permanente – y expansible – que impida la consecución de negocios a una de las partes interesadas. Evidentemente China y Rusia, que dieron pasos decididos para la estabilización africana, ingresan en esa ecuación.

Fuente: https://www.facebook.com/permalink.php?story_fbid=pfbid0NbfgjvypWAf8WKY7MW1i69bRcAnD6phnV4DsTd8eDcPQ8DXki7esRLV53ZtmQTqYl&id=100010670267123

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *