Loading

La politóloga e investigadora palestina, Susana Khalil, detalla la realidad del peligro que el régimen sionista y colonial de “Israel” representa no solo para Palestina, sino para el mundo.

La politóloga e investigadora palestina Susana Khalil llamó a no tener miedo ante la actual represión sofisticada y sutil liderada por el sionismo criminal, pues «luchar por la liberación de Palestina es hacerlo por todo mundo»

La también fundadora de la Asociación Canaán ofreció una entrevista al espacio Emigradosemitido desde Bilbao, en el País Vasco, España, donde detalló aspectos de la historia del asedio a Palestina desde la creación del Estado de “Israel”.

“Seamos analíticos con los términos, escuchemos a nuestro corazón y nuestra propia reflexión, no nos dejemos engañar por planteamientos supuestamente atractivos pero que no reflejan la esencia de la causa palestina”, reclamó. 

El anacronismo del colonialismo no es algo superado en la historia de la humanidad, es un concepto retrógrado que aún acarreamos en la actualidad, acotó la también conductora del programa radial Palestina, 11 mil años de historia.

Es “Israel” el mejor y más cruel ejemplo de esa política arcaica, impuesta desde Europa en 1948 sobre las bases del genocidio, del negacionismo, de la limpieza étnica contra la población nativa, resaltó.

Esa entidad sienta sus bases sobre el exterminio, el robo, la limpieza étnica, la negación y hacer desaparecer al pueblo nativo, aseguró.  

Durante muchas décadas, cuando el mundo desconocía lo que en realidad sucedía en esas tierras, los colonos catalogaron a los palestinos como antijudíos, salvajes musulmanes, antioccidentales. 

Pero con el advenimiento de las tecnologías de la información y la Internet, el planeta descubre la historia oculta y verdadera del sionismo, sus crueldades e intentos supremacistas y occidentales. 

No obstante, lamentó, hablar por los derechos del pueblo palestino y su existencia es un gran tabú para el Occidente de hoy. 

Luchar en favor del pueblo palestino, su liberación e intentar desmantelar la existencia de ese régimen colonial en pleno siglo XXI, puede ser motivo de cárcel, condenó Khalil.

El sionismo es un atentado contra la humanidad. 

Susana calificó al sionismo como el motor del imperialismo. Combatirlo es la causa de nuestros tiempos y no se limita a Palestina, sino al mundo entero. 

En ese sentido, rememoró las atrocidades similares cometidas en África y América Latina. 

Esa corriente, aseguró la politóloga, controla el tráfico de armas, el oro, el diamante y toda una gran maquinaria económica en detrimento de pueblos. Es la élite corporativa capitalista neoliberal, el “macabro fascismo de nuestro tiempo y un atentado contra la humanidad”. 

Tal como ayer el mundo luchó contra el nazismo, el apartheid en Sudáfrica o el colonialismo, nosotros también tenemos una deuda, una cita con la historia: combatir el sionismo, aseveró.

Ello, acotó, nada tiene que ver con el judaísmo. Más bien, combatir, destruir el sionismo sería proteger y salvaguardar el sacro judaísmo y el cristianismo, los cuales son una herencia y un legado del mundo árabe.

Sobre el cristianismo, Kahill recordó que nació en las tierras del Levante y todo ese monoteísmo judío-cristiano-musulmán forma parte de la historia del mundo árabe actual.

Sin embargo, se pretende presentar al mundo árabe como los anticristianos, antijudíos. Es parte de la propaganda sionista para realmente alejarlos. 

Pero, insistió, lo más importante es avanzar en la lucha,  porque realmente es “una cita con la historia”. 

Susana Khalil dejó claro que la fuerza imperial del sionismo no se limita solamente a Palestina pues para crecer, intenta tomar territorios del Líbano, Jordania, Siria, Irak, parte de Egipto y mucho más. 

De hecho, recordó, ese régimen no porta una Constitución Nacional justamente para no definir sus líneas limítrofes. Es colonialista y expansionista, ratificó. 

En ese sentido, insistió en la amenaza que vive el mundo árabe, su cultura, historia y expresiones tradicionales.

“Israel” no es un pueblo, sino un movimiento que toma las raíces de otro como suyas para conformar una identidad falsa. 

El pueblo palestino habita bajo esa colonización, ocupación y asediada por la discriminación, pero resiste, lucha, vive y canta con fe y compromiso, destacó la experta. 

Sobre los llamados procesos de normalización avanzado en algunos países de la región con el régimen sionista, Susana hizo suyas las palabras de la periodista libanesa Wafica Ibrahim cuando comparó esas decisiones con sistematizar nexos con los nazis o con el Apartheid de Sudáfrica.

Llegar a estos acuerdos es faltarle a la historia, a la vida, consideró.

Fuente: espanol.almayadeen.net

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *