Loading

A pesar de las políticas injustas de EE.UU., muchas naciones también amenazadas, tienden su mano a Siria.

Al hablar de Siria y sus víctimas destaca la hipocresía internacional y la humanidad fragmentada.

El terremoto destruyó lo quebrado por las sanciones de la estadounidense Ley César, pero no logró conmover la conciencia del mundo sobre la magnitud de tal tragedia.

A la luz de la urgente necesidad de Siria de contar con equipos y especialistas, Occidente obedece una vez más las órdenes de Washington, cuyas sanciones impiden cualquier esperanza de ayudar a los afligidos bajo los escombros con cada vez menos posibilidades de supervivencia.

El presidente estadounidense, Joe Biden, dijo explícitamente que la ayuda estadounidense a Siria será a través de “socios humanitarios apoyados por Estados Unidos”.

No obstane, mientras el mundo se apresura a enviar ayuda a Turquía, muchos países, también sitiados, respondieron a Siria en desafío a las sanciones estadounidenses.

Rusia e Irán, por ejemplo, enviaron aviones de ayuda humanitaria a Damasco, mientras Irak estableció un puente aéreo para la asistencia humanitaria.

El Líbano, en medio de una asfixiante crisis económica, remitió un equipo para operaciones de búsqueda y rescate, al igual que Túnez, Argelia, Jordania y los Emiratos Árabes Unidos.

El bloqueo aumentó las secuelas del terremoto en Siria

Los diez años de guerra en Siria y los recursos escasos o agotados, aumentan los efectos del terrible terremoto, reconoció la analista de asuntos políticos y culturales de Al Mayadeen, Dima Nassif

Damasco no tiene posibilidades de importar o buscar asistencia en ningún país, pues de inmediato engrosaría la lista de sancionados por Estados Unidos.

El trabajo de las organizaciones internacionales se limita solo a proporcionar alimentos y suministros médicos, pero esa nación no tiene los recursos suficientes para retirar escombros, ni equipos de socorro o de restauración para las edificaciones ya dañadas por los años de guerra, sobre todo en la ciudad de Alepo, recuerda Nassif.

Estados Unidos está involucrado en el crimen contra Siria

La administración estadounidense contactó directamente con el ministro de Relaciones Exteriores de Turquía poco después del terremoto para proporcionarle asistencia, y desestimó a Damasco, denunció Munther Suleiman, director de la oficina de Al Mayadeen en Washington.

La Casa Blanca envió delegaciones de socorro e investigación, brindó asistencia médica y de expertos a territorio turco.

Ante cuestnamientos sobre tamaña diferencia, el portavoz oficial del Departamento de Estado solo se limitó a repetir el inhumano discurso: “El régimen sirio es responsable de la tragedia que sufre su pueblo, y por lo tanto no habrá ayuda”.

En realidad es Washington el único garante del crimen que allí se comete y ocupa ilegalmente las tierras de esa nación. Sería esta una oportunidad para corregir su política criminal, subrayó Suleiman.

Fuente: espanol.almayadeen.net

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *