Loading

mani-brutalidad-policias-tres-adolescentes-francia

Un número de personas en la capital francesa, París, se han manifestado una vez más contra la persistente brutalidad policial en el país después de que tres adolescentes musulmanes fueran atropellados por un vehículo policial y resultaran gravemente heridos, un movimiento descrito por su abogado como un “intento de asesinato”.

Entre los que participaron en la manifestación de protesta del domingo y exigieron el fin de la violencia policial, especialmente contra los menores, se encontraban familiares y amigos de las tres víctimas, que tuvieron que ser hospitalizados después de que un coche de policía embistiera su motocicleta el mes pasado cuando regresaban a casa de una mezquita durante el mes sagrado del Ramadán.

Los manifestantes también portaban carteles y pancartas y coreaban eslóganes contra la creciente brutalidad policial en el país europeo, que a menudo pretende defender los derechos humanos en otros países.

“Nuestros hijos no deben ser golpeados por la policía”, dijo el familiar de uno de los adolescentes que participaban en la manifestación de protesta. “Se supone que la policía debe estar ahí para protegernos, no para lastimarnos”.

“Mi hermana está en estado crítico, aún hospitalizada. Mi hermano tiene una lesión en el riñón. Mi familia está pasando por un momento difícil. Estamos participando en esta protesta para decirles a los hijos que los apoyamos y que esto no debe volver a suceder”, agregó. “Hoy marchamos porque Safyatou, Salif e Ilan terminaron en el hospital. Todos han resultado afectados y esto no es normal”.

Según informó la prensa local, los menores heridos eran una adolescente de 17 años, que conducía la motocicleta, su hermano de 13 años y otro adolescente de 14. La joven fue hospitalizada tras el incidente, su hermano fue herido en la riñones y el otro adolescente resultó herido en la rodilla.

La joven aún permanece en el hospital y sufre graves heridas en la cabeza.

“Intento de asesinato”

Mientras que el ministro del Interior francés, Gérald Darmanin, admitió que los agentes de policía habían cometido “acciones que no eran apropiadas” y habían sido suspendidos de sus funciones en espera de la investigación, el abogado que representaba a las familias de las víctimas describió la acción policial contra los adolescentes musulmanes como un “intento de asesinato”.

“Cuando la persigues y te preparas para atropellar una motocicleta con tres menores, se puede considerar un intento de asesinato”, dijo el abogado Arié Alimi, citado por el medio de noticias FranceInfo el 21 de abril, poco después del incidente. “¿Qué pasa por la cabeza de un policía cuando conduce su vehículo cometiendo este acto? ¿Dónde está la formación?”.

Alimi ha presentado una denuncia legal formal por “intento de asesinato por parte de una persona con autoridad pública contra menores”.

Señaló además que los testigos de la acción policial habían sido “amenazados con arresto (e) intimidados”, y señaló que también buscaría presentar una denuncia por “medidas de intimidación”, “amenazas a un testigo” e “intimidación con el objetivo de entorpecer una investigación”.

El abogado también criticó a Darmanin por su “intervención tardía” en el caso flagrante de brutalidad policial y dijo que se habían estado cometiendo “errores de procedimiento” desde el principio después del incidente.

“Además de los graves hechos ocurridos, hubo un afán de encubrimiento, una intimidación para impedir que se hiciera la investigación y que saliera a la luz la verdad”, enfatizó además el abogado.

“Esto debe parar. La próxima vez, habrá muertes. Estos son menores. No podemos matar a menores”, agregó Alimi.

Entre los participantes en la protesta contra la brutalidad policial en París el domingo estaba Assa Traore, la hermana de Adamad Traore, otra víctima musulmana y africana de la violencia policial, que murió mientras estaba bajo custodia policial en 2016.

“Nadie debe permanecer indiferente ante esto. ¡Nadie!”, enfatizó. “Porque ayer fueron Zyed y Bouna, hoy son Salif, Ilan y Safyatou, ¡mañana podrían ser sus hijos! Debemos marchar por la vida de nuestros hijos. ¡Nuestros hijos no tienen que morir!”.

Según informes de la prensa local, el prefecto de la policía de París, Laurent Núñez, firmó y aprobó la suspensión de los tres policías que embistieron la motocicleta que transportaba a los tres menores musulmanes.

La brutalidad policial y las prácticas racistas de las fuerzas policiales francesas contra las minorías han provocado la condena de tales acciones por parte de grupos internacionales de derechos y otros países de todo el mundo.

En las Naciones Unidas, Francia fue criticada el mes pasado por su brutalidad policial contra los manifestantes.

Las autoridades de derechos humanos internacionales acusan al gobierno francés de ordenar ataques contra refugiados, discriminación racial e intolerancia religiosa.

El Examen Periódico Universal (UPR) del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, que examina el historial de derechos humanos de todos los estados miembros de la ONU cada cuatro años, ha condenado al gobierno francés.

Source: Press TV

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *