Las manifestaciones en la Universidad de Columbia recuerdan protestas contra guerra de Vietnam y contra el apartheid en Sudáfrica.

Las autoridades estadounidenses arrestaron a más de dos mil estudiantes en colegios y universidades desde el 18 de abril pasado cuando los alumnos de la Universidad de Columbia iniciaron la lucha contra la guerra sangrienta en Gaza perpetrada por el “ejército” israelí y que cobró la vida de más de 34 mil palestinos.

Una estudiante de segundo año de posgrado en la Facultad de Salud Pública de esa Casa de Altos Estudios, Do Hee Choi, habló sobre su participación en las protestas y describió que la administración de la universidad reprimió a los manifestantes, los suspendió arbitrariamente y amenazaron con deportarlos después de participar en las protestas.

De acuerdo con Choi, nombre ficticio para evitar represalias, hasta el momento no saben si la expulsión es real o forma parte de una advertencia para que depongan la protesta. 

En Columbia los jóvenes también tomaron la sala Hamilton Hall y la rebautizaron como “Hind” en honor a Hind Rajab, la niña de seis años asesinada en un ataque israelí contra el automóvil de su familia después de suplicar a los paramédicos que le salvaran la vida en llamadas desgarradoras publicadas en las redes sociales.

El evento en Hamilton siguió los pasos de los activistas contra el apartheid en Sudáfrica, quienes tomaron la misma sala en 1985, tal como lo hicieron otros opuestos contra la guerra de Vietnam en 1968, relató Choi.

Puro movimiento estudiantil

Mientras tanto, tres ex líderes estudiantiles de la Universidad de Columbia en la década de 1980, Omar Barghouti, Tanakil Jones y Barbara Ransby, elogiaron la valentía de los estudiantes activistas solidarios con Palestina.

En un artículo de opinión publicado el 3 de mayo en el periódico británico The Guardian, los activistas defendieron a los manifestantes y afirmaron su derecho a poner fin a la agresión en Gaza y al genocidio.

Los tres graduados enfatizaron que los jóvenes volvieron a convertirse en la conciencia de la nación y del mundo.

Choi también desmintió las especulaciones expresadas por las autoridades de la ciudad de Nueva York y de los principales medios de comunicación estadounidenses, quienes afirmaron que las protestas están lideradas por algunos “instigadores externos”.

El movimiento es puramente estudiantil y las continuas detenciones y represiones solo sirven para fortalecer el poder de las manifestaciones, afirmó.

El pasado jueves, imágenes en vivo compartidas por usuarios en redes sociales, mostraron a los agentes del orden público adentrándose en el campus de la Universidad de California, en Los Ángeles.

Se escucharon explosiones cuando los agentes de la Patrulla de Carreteras derribaron las barricadas fuera del campus y detuvieron a los manifestantes pro-palestinos en el lugar.

Hace dos días, la Cámara de Representantes de Estados Unidos votó a favor de ampliar la definición adoptada por el Departamento de Educación del término antisemitismo.

Los funcionarios acusan a los estudiantes manifestantes de antisemitismo y de levantar consignas “antiisraelíes”.

La ola de protestas estudiantiles aumentó en las últimas dos semanas en Estados Unidos y en varios países europeos en apoyo a Palestina ocupada y en protesta contra la agresión israelí en Gaza.

Anteriormente, el presidente estadounidense, Joe Biden, afirmó que estas acciones no lo llevarían a reconsiderar las políticas estadounidenses en el Medio Oriente, añadiendo que las protestas estudiantiles ponen en juego el derecho a la libre expresión y el estado de derecho.

Fuente: Almayadeen

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *