Loading

Convocada por varias organizaciones, una manifestación ha recorrido las calles de Bilbao con la consigna: ‘¡OTAN y UE no! ¡Euskal Herria antiimperialista! Han proclamado la necesidad de reorganizar el movimiento proletario europeo y la lucha de los trabajadores de Europa.

MIles de personas se sumaron este sábado por la noche a la movilización anti-OTAN y UE organizada por los grupos Askapena, Herri Ekimena y Bardenas Ya en Bilbao para proclamar una «Euskal Herria

antiimperialista». En las últimas semanas, la movilización también ha contado con el apoyo de decenas de otros agentes.

Señalaron que la grave crisis económica, energética, política y militar creada en torno a la guerra en Ucrania es «resultado de la estrategia del imperialismo», y que el contexto actual requiere «con urgencia» «el grito de una lucha antiimperialista e internacionalista» del Pueblo Vasco». La movilización de este sábado es el primer paso en esa dirección.

“Estamos en un momento en que la hegemonía económica, política y militar de Estados Unidos está cambiando. China y, en menor medida Rusia, están aumentando su influencia económica y política en el mundo, por lo que las potencias atlánticas están desarrollando una ofensiva hacia el Este, precisamente para mantener su control. En ese contexto hay que situar a los movimientos del imperialismo atlantista y su organización criminal la OTAN y, por supuesto, a la Unión Europea”, explicaron los organizadores de la manifestación. Además, se ha llamado a la OTAN el «ejército de la burguesía». “Es una rama militarista con un objetivo: oponerse a cualquiera que se oponga a las políticas del capital. Hoy, los resultados que la acompañan son variados: la sobreexplotación y precariedad de la clase trabajadora, en especial de las mujeres y las personas racializadas; cambios en los derechos laborales para eliminar concesiones materiales ganadas a través de la lucha de clases; cambios en la ley, para aumentar la represión ante estas peleas», afirmó.

Entre otras consignas se gritó mucho «Zelensky fascista, eres un terrorista», «No, no, no, a la OTAN», «La guerra de la OTAN es nuestra miseria» y «La OTAN eres el único terrorista» se escucharon durante la manifestación. . Se han visto banderas, símbolos antifascistas y banderas de Donetsk, así como dos o tres banderas rusas y cubanas. También, durante el recorrido se quemó una bandera de la OTAN. «Cada vez está más claro que, ni como pueblo, ni como clase, no tenemos futuro dentro de la OTAN y la UE. Es necesario destruir los instrumentos de dominación de la burguesía, así como de los estados español y francés”, declararon.

Comunicado de Askapena, NATOren eta EBren Aurkako Herri Ekimena y Bardenas Ya

Empezábamos el anterior manifiesto hablando de urgencias. Decíamos que era primordial reivindicar una Euskal Herria antiimperialista e internacionalista. Y esa urgencia, esa necesidad, es la que ha reunido hoy aquí a compañeros y a compañeras de todos los rincones de Euskal Herria. Gora gu ta gutarrak!

El capitalismo atraviesa por una crisis sistémica. Nos hablan de un “período especial”, pero lo cierto es que nos encontramos más bien en una crisis permanente. Cuando supuestamente hemos salido de una, ya nos han metido en otra. A partir de 2020, además, hemos entrado en una fase de excepcionalidad en la que los Estados aprovechan para imponer políticas económicas, sociales y disciplinarias que apuntan hacia un escenario de guerra. No podemos separar por tanto la descomposición capitalista del aumento de la represión y la censura. El auge del fascismo que se está produciendo en toda Europa es consecuencia directa del miedo de la burguesía a perder el control que ejerce sobre una población cada vez más explotada y enfadada.

En el ámbito de las relaciones internacionales, asistimos también a la progresiva pérdida de hegemonía del Imperio que ha controlado el mundo prácticamente sin oposición durante los últimos 30 años. El bloque liderado por Estados Unidos y la OTAN, lejos de asumir el fin de su ciclo histórico, parece decidido a incrementar los conflictos bélicos. Además de darle un impulso a la industria armamentística, pretenden así dificultar el crecimiento de potencias emergentes como China o Rusia. Para esta fase de confrontación, han logrado finalmente la adhesión del lobby capitaneado por Ursula Von der Layen, el “jardinero” Borrell y compañía. La OTAN y la UE, junto con la entidad sionista que redobla sus ataques al pueblo palestino, son hoy los principales puntales de este periodo negro de la Historia.

En lo que respecta a la OTAN, tenemos que entender que su papel va más allá de ser una mera organización militar. Aunque es verdad que es principalmente el ejército de la burguesía (y así lo está demostrando en el Donbass, como lo demostró también en Yugoslavia, Libia o Siria), tiene la función superior de ser el brazo militar contra cualquiera que se oponga a las políticas del capital. Hoy en día estas se traducen en la sobre-explotación y precarización de la clase trabajadora (especialmente de las mujeres y las personas racializadas), cambios en los derechos laborales para privarnos de las concesiones materiales arrancadas mediante la lucha de clases, cambio de leyes para aumentar la represión ante esas luchas, etc.

Un claro ejemplo de esto son los últimos Presupuestos Generales del Estado español, apoyados por todos los partidos socialdemócratas, y que amparan el deterioro de las condiciones materiales de los pueblos trabajadores para beneficiar a la OTAN, dándole más capacidad de control y reconociéndoles el derecho de apropiarse de infraestructuras civiles para defender los intereses de la burguesía. El apoyo a estas políticas militaristas, en los albores de una guerra mundial, es una auténtica vergüenza y demuestra la total falta de compromiso de la dirigencia de estos partidos con el futuro de los Pueblos Trabajadores del mundo.

En Euskal Herria conocemos bien lo que representa la OTAN: además del polígono de entrenamiento militar en las Bardenas o los ejercicios militares que realizan en la base de Araka (Gasteiz), asistimos últimamente a un apoyo descarado del Gobierno de Gasteiz a industrias de la guerra como SENER o SAPA. Tampoco podemos olvidar el apoyo histórico de la OTAN, a través de la red Gladio, a los Estados español y francés en su represión legal e ilegal contra la lucha de Euskal Herria.

Si a esto le añadimos las medidas de excepción económica y social que nos imponen desde Bruselas (fondos de pensiones privados, aumento de la edad de jubilación, desmantelamiento de la sanidad pública…), cada vez nos queda más claro que ni como Pueblo ni como clase trabajadora tenemos futuro dentro de la OTAN ni de la UE. La necesidad de destruir estos instrumentos de dominación de la burguesía, así como los Estados español y francés, resultan más que evidentes si aspiramos a construir un futuro en libertad.

No corren buenos tiempos, desde luego que no. La situación se está complicando cada vez más a lo largo y ancho del mundo. Y es por eso que reivindicamos hoy aquí la activación en cada pueblo y cada barrio de la Euskal Herria antiimperialista. Hace 37 años dijimos NO a la OTAN y hoy, no solo nos reafirmamos en este rechazo, sino que volvemos a hacer un llamamiento urgente a unir fuerzas con el resto de pueblos trabajadores y naciones oprimidas del mundo para detener la ofensiva imperialista impulsada por esta organización criminal junto a sus aliados de la Unión Europea.

Desde Chile hasta Donbass, pasando por Laos, Mali o Vietnam…

GORA HERRI LANGILEEN BORROKA!

GORA EUSKAL HERRIA ANTIINPERIALISTA!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *