El exprimer ministro británico autorizó un ataque a la nación iraquí sin la aprobación de la ONU y engañó al Parlamento británico.

El exprimer ministro británico, Tony Blair, aprobó el bombardeo a Irak en 1998 a pesar de conocer sobre la ilegalidad de esa operación, según revelaron documentos desclasificados de los Archivos Nacionales de Reino Unido.

Un grupo de sus asesores le advirtió en 1997 y 1998 sobre lo ilícito de un ataque  contra ese país del golfo.

Sin embargo, en diciembre de ese último año, Blair autorizó cuatro días de bombardeo.

De acuerdo con los mencionados documentos, una arremetida semejante solo era posible en caso de aprobarla el Consejo de Seguridad de la ONU, bajo un supuesto incumplimiento material del expresidente iraquí, Sadam Hussein, con ese organismo internacional. 

Al tanto de ese requisito, Blair aseguró ante el Parlamento británico tener toda la autoridad para hacerlo. 

Bajo esos argumentos, inició junto a Bill Clinton, presidente de Estados Unidos en ese momento, la operación Zorro del Desierto, la cual transcurrió entre el 16 y el 19 de diciembre de 1998.

La mentada autorización nunca existió, pero Blair se apoyó en ella para atacar a otra nación en confabulación con su aliado de Washington, reveló Declassified UK.

Fuente: espanol.almayadeen.net

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *