Como resultado de la tortura física y psicológica de los presos políticos saharauis en varias prisiones marroquíes, los presos se ven obligados a emprender huelgas de hambre abiertas

Las fuerzas de ocupación marroquíes siguen cometiendo prácticas racistas y maltratando y negando a los presos políticos saharauis sus derechos garantizados por el derecho internacional humanitario y la carta internacional de los derechos humanos, y, específicamente, por el Cuarto Convenio de Ginebra relativo a la protección debida a las personas civiles en tiempo de guerra del 12 de agosto de 1949 y las Reglas Nelson Mandela (Reglas de las Naciones Unidas, Norma mínima para el tratamiento de los reclusos).

https://www.icrc.org/es/doc/resources/documents/treaty/treaty-gc-4-5tdkyk.htm

https://www.ohchr.org/es/instruments-mechanisms/instruments/united-nations-standard-minimum-rules-non-custodial-measures

Como resultado de la tortura física y psicológica de los presos políticos saharauis en varias prisiones marroquíes, los presos se ven obligados a emprender huelgas de hambre abiertas a modo de protesta, y que son confrontadas por la administración penitenciaria de las fuerzas de ocupación marroquíes, ignorando y rechazando a veces, y cuestionando y negando otras veces, aprovechándose de la política sistemática contra estos presos y sus familias, que pasa por la prevención de visitas, el amedrentamiento y la intimidación, hasta la detención en celdas de aislamiento antes de pasar a traslados forzosos como forma de castigo.

En este contexto, el Colectivo de Defensores de los Derechos Humanos Saharauis en el Sáhara Occidental, CODESA, hace seguimiento, a los siguientes grupos de casos de presos políticos saharauis que iniciaron huelgas de hambre abiertas y que su destino fue la tortura física y verbal dentro de celdas de aislamiento punitivas o el traslado forzoso, como es el caso del preso político saharaui, Mohamed lamin Haddi, condenado a dura e ilegal pena de 25 años de prisión, dicho preso entró en una huelga de hambre abierta en la prisión local 02 en Tiflet, Marruecos, y fue sometido a torturas físicas y psicológicas, discriminación racial y muchas prácticas de carácter vengativo, incluida la negligencia médica y la denegación de visitas familiares.

En un informe de Amnistía Internacional para el año 2021/2022, esta organización planteó, en la página 316, la huelga de hambre que atravesó este preso, destacando que está recluido en régimen de aislamiento desde 2017 y destacando que:

  •  En marzo, los guardias penitenciarios pusieron fin a su huelga de hambre en protesta por los malos tratos, alimentándolo a la fuerza, lo que equivale a tortura según el derecho internacional”.
  • Desde la presencia del preso político saharaui, “Mohamed Lamin Abdeen Huday”, en esta prisión, su familia sufre una grave enfermedad, hostigamiento y confiscación de su derecho en más de una ocasión a visitar a su hijo, a pesar de haber viajado en automóvil por más de 11 horas, en una larga distancia estimada en 1065 kilómetros, que es la distancia que separa la ciudad ocupada de El-Aaiún de la ciudad de Tiflet, Marruecos,, donde su madre, hermana y hermano fueron detenidos previamente, el 03 de marzo de 2021 por varias horas dentro de la sede de la Comisaría de esta ciudad.
  • Durante su detención fueron interrogados sobre su reivindicación del derecho de visita debido a su huelga de hambre, la cual atravesaba el preso.
  • No se supo nada de él después porque la administración penitenciaria recurrió a negarle el derecho a comunicarse con su familia a través del teléfono de la institución penitenciaria.

Muy al contrario, el Consejo Nacional Marroquí de Derechos Humanos (CNDH) había respondido rápidamente a la solicitud de la comisión de los Familiares de los detenidos de Hirak del Rif, facilitando la visita a sus hijos detenidos en la prisión de Okacha en Casablanca, en coordinación con este comité y con la Delegación General de Marruecos para la Administración Penitenciaria y la Reinserción.

https://altpresse.com/permalink/28026.htm

Además, los funcionarios de la administración penitenciaria asignan un autobús de ida y vuelta para transportar a las familias de los presos políticos marroquíes.

https://dalil-rif.com/permalink/18204.htm

El preso político saharaui Jattari Fraji Boudjemaa Dadda fue sometido a arresto político el 25 de diciembre de 2019 en la ciudad ocupada de Smara y fue juzgado en primera instancia y en apelación con sentencias duras, injustas e ilegítimas, condenándole a 20 años de prisión, y continuó sufriendo malos tratos dentro de la prisión local en El Aaiún ocupado, antes de su traslado forzoso el 3 de junio de 2020 a la prisión local 2 Eit Melul, Marruecos, donde su sufrimiento se ha multiplicado y ahora sufre varias prácticas degradantes de la dignidad humana por parte de la administración penitenciaria, por lo que se ha visto obligado a realizar frecuentes huelgas de hambre.

Fue deportado nuevamente, el 11 de agosto de 2022, a la prisión local de Safi, Marruecos, donde aún sufre malas condiciones, tratamiento y sin contacto con el mundo exterior.

Como consecuencia de este traslado forzoso, la familia del preso político saharaui, se ve obligada a viajar en autobús o taxi a una distancia de 856 kilómetros para visitar a su hijo en esta prisión, sabiendo que la ciudad ocupada de Smara tiene una prisión local.

– El preso político saharaui Yahdih Jalihena As-Sabi, director de Gargarat Media, fue sometido a arresto político el 27 de mayo de 2021 en la localidad céntrica de La Marsa (unos 25 kilómetros al suroeste de El-Aaiún ocupado). Posteriormente se dictaron en su contra sentencias injustas e ilegítimas de dos años de prisión. Este preso siguió sufriendo malos tratos y condiciones miserables dentro de la prisión local en El-Ayyun ocupado.

Donde se embarcó en varias advertencias y huelgas de hambre abiertas, que terminaron con su traslado forzoso de esa prisión a la prisión local en la ciudad ocupada de Smara (unos 218 km al este de la ciudad ocupada de El-Aaiún.

La administración penitenciaria de las fuerza de ocupación marroquíes no prestó atención a las condiciones familiares del preso, su madre padece enfermedades crónicas graves por las que está constantemente sometida a tratamiento y le dificultan el traslado permanente, más cuando la ciudad ocupada de El Aaiún tiene una prisión local donde su hijo pasó varios meses antes de su traslado.

El estudiante y preso político saharaui El Hussein El Bachir Amaador, condenado a 12 años de prisión firme inició el 20 de febrero de 2023 una huelga de hambre abierta que duró 33 días, y fue respondido con su traslado forzoso de la prisión local 2 Eit Melul a la prisión central de El Barki en Safi, Marruecos.

Este prisionero continuó exigiendo el cumplimiento de sus justas y legítimas demandas, que incluían el acercamiento a su familia que vive en la ciudad de Tantan (unos 333 kilómetros al sur de Ait Meloul), pero la administración penitenciaria de las fuerzas de ocupación marroquíes duplicó esta distancia y la convirtió en 640 kilómetros desde la residencia de su familia, sin mostrar consideración por el estado de salud de su madre, que sufre desde hace dos años de insuficiencia renal y se somete a un proceso de filtración de sangre dos veces por semana en el centro de filtración de sangre en la ciudad de Tantan.

El estudiante y preso político saharaui Abdelmula El Hafidi, condenado a una injusta e ilegal pena de 10 años de prisión, y que también se declaró en huelga de hambre abierta el 20 de febrero de 2023, por un período de 16 días en los que recibió promesas de acercarlo a su familia, pero que también acabó sorprendido el 22 de marzo de 2023 al ser transferido de la prisión local de Eit Melul a la prisión local en Safi, Marruecos.

Con este traslado forzoso, la fuerzas de ocupación marroquíes castigaron a la familia duplicando la distancia que hay de la ciudad ocupada de Bojador hacia la ciudad de Ait Meloul, 810,6 kilómetros, pasando a los 1096 kilómetros que hay de Bojador a Safi.

El estudiante y el preso político saharaui Mohamed Saleh Bujamaa Dadda, condenado a penas ilegales e injustas de 10 años de prisión, también entró en huelga de hambre el 20 de febrero de 2023 durante más de una semana. Después de fue trasladado de la prisión local 01 de Ait Melul a la prisión local en la ciudad de Tantan, que está a unos 216 kilómetros de distancia de su familia en la ciudad ocupada de Smara.

En relación con el caso de estos estudiantes y un grupo de sus compañeros suyos condenados a penas ilegales también y que van de los 3 a los 10 años de prisión, el Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria adoptó en la 86ª sesión del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas el 18 de noviembre de 2019 la Opinión No. 67/2019, que establece la liberación de todos estos estudiantes y la compensación por las detenciones y torturas que han sufrido.

El preso político saharaui Ahmettu Mohamed Salem Sidi (Lakweri), fue sometido a arresto político el 6 de septiembre de 2022 en El Aaiún ocupado, y fue condenado inicialmente a 10 años de prisión. Durante la fase de apelación, la sentencia se duplicó y se convirtió en 20 años de prisión. Ahmettu protestó de diversas formas dentro de la prisión local de El Aaiún ocupado, lo que terminó con su traslado forzado a la prisión local de Ait Melul.

Su familia también se ve obligada a viajar desde la ciudad ocupada de Smara para una breve visita una vez a la semana, cruzando una distancia de 550 kilómetros en autobús o taxi.

A la luz de este difícil y costoso sufrimiento económico y moral, las 19 familias de detenidos en el caso del Campamento de Gdeim Izik siguen quejándose de las torturas físicas y psicológicas que sufren sus hijos o maridos y las humillantes prácticas racistas en las cárceles marroquíes a cientos de kilómetros de sus hogares desde su secuestro, detención política y juicios ilegales.

Nombre completoDuración de la condenaPrimera prisiónSegunda prisiónPrisión actual
Naama Abdi Musa El AsfariTreinta años de prisión                          Prisión local 1 Besla, Marruecos                          Prisión local de Al Arajat en Salé, Marruecos        Prisión Central de Quneitra, Marruecos  
Ahmed El Bachir Ahmed Es SbaiCadena perpetua
Abdulah El Uali LajfauniCadena perpetua
Mohamed El Bachir Alali ButenguizaCadena perpetua
Hassan Sidi Mohamed Salem Ad Dah25 años de prisión
El Hussein Bujamaa El Mahjoub Ez-Zawi25 años de prisión
Abdullah Ahmed Sidi AbahahCadena perpetua  Prisión local de Tiflet, Marruecos  
Mohamed Lamin Abidin Haddi25 años de prisión
El Bachir El Mujtar Jadda20 años de prisión
Mohamed Brahim Abdullah Et-Tahlil20 años de prisiónPrisión de Oukacha Casablanca, Marruecos
Brahim Sayed Ahmed Deddi SmailiCadena perpetua    Prisión local de Eit Melul, Marruecos  
Mohamed Hnini Ruh BaniCadena perpetua
Sidahmed Mohamed Farraji LamjidCadena perpetua
Mohamed Hasna Ahmed Salem Borial30 años de prisión
Chej El-Cori Buzeid Banka30 años de prisión    Prisión local de Bozkarn
Mohamed Juna Addeh Babit25 años de prisión
Abdulah Ahmed El Hafid Et-Tubali20 años de prisión
Sidi Abdelmajid LamghaimadCadena perpetua  Prisión local en Tantan
Mohamed Embarec Ali Salem El Fakir25 años de prisión

 A lo largo de los períodos de detención preventiva de estos presos políticos saharauis y los juicios políticos en el Tribunal Militar de Rabat en 2013 y el Tribunal Civil de Salé en 2017, las fuerzas de ocupación marroquíes los mantuvo juntos en régimen de aislamiento en la prisión local 1 en Salé, desde el 13 de noviembre de 2010 hasta el 31 de agosto de 2016, fecha en la que fueron trasladados a la prisión local Al Arayat en la misma ciudad, en preparación de su nuevo juicio en un tribunal civil en la Sala de Apelación Penal del Tribunal de Primera Instancia de Salé, Marruecos.

Después de unos 05 meses de duras e ilegales sentencias dictadas contra ellos en general con las dictadas contra ellos en el Tribunal Militar de Rabat, Marruecos, el 17 de febrero de 2013, las fuerzas de ocupación marroquíes los dispersó y los deportó por la fuerza de la prisión local a 07 cárceles marroquíes, en un intento de evitar que se comuniquen y participen en luchas para profundizar sus heridas y multiplicar la tragedia y el sufrimiento de sus familia, que han estado exigiendo en protestas pacíficas para acercarlos, condenando las duras sentencias dictadas contra ellos.

Las fuerzas de ocupación marroquíes en escasas ocasiones transfieren casos de estos presos políticos saharauis a la prisión local en Smara ocupada con el pretexto de acercarlos a sus familias y, cuando lo hace, los devuelve pronto a las prisiones dentro de Marruecos dejando así solo unos pocos días para que sus familias los puedan visitar. La situación de este grupo de presos políticos saharauis no difiere de la de sus compatriotas a los que se ha hecho referencia, en términos de condenas ilegales severas y malos tratos y lejanía de sus cárceles al lugar donde se encuentran sus familias. Estos son los casos de:

Nombre completoFecha de la detenciónCondenasVivienda familiarPrisión actual
Nureddin Mulay Abdel Fattah Qais10 de febrero de 201415 años de prisiónCiudad de AsaPrisión de Udaya, Marrakech, Marruecos
Yahdid Embeirik ChacradSeptiembre de 201310 años de prisiónCiudad de Asa  Prisión local de Eit Melul, Marruecos
Mohamed Lagdaf Hassan Haidi25 de diciembre de 2019Dos años de prisión.La ciudad ocupada de Smara
Mohamed Embarec Ahmed Leichi25 de abril de 2022Un año de prisiónla ciudad ocupada de El AaiúnPrisión local de Zagora, Marruecos
EL Bar Mohamed Yameh El Kantaui24 de enero de 201610 años de prisiónCiudad de Asa    Prisión local de Bozkarn, Marruecos
Aziz Mohamed Embarac El Wahidi24 de enero de 201610 años de prisiónEmhamed El-Ghazlan
Brahim Ahmed Al Arabi Fartat28 de marzo de 201415 años de prisiónciudad Guelmim
Salec Abdi Embarec Hammad7 de junio de 20195 años de prisiónLa ciudad ocupada de Smara
Zein El Abidin Mohamed Fadel Malah21 de diciembre de 20214 años de prisiónLa ciudad ocupada de Smara
Ahmadnah Mohamed Abaali21 de diciembre de 2021Dos años de prisión.La ciudad ocupada de Smara  Prisión local en Tantan
Brahim Es-Salem Ayla13 de enero de 20224 años de prisiónLa ciudad ocupada de Smara

 En este mismo contexto, las fuerzas de ocupación marroquíes han aplicado anteriormente una política de traslado forzoso de presos políticos saharauis y los ha cambiado de prisiones durante el período de su detención. Como es el caso del defensor de los derechos humanos y ex preso político saharaui Yahya Mohamed El Hafid Azza, que fue condenado a 15 años de prisión, y al que trasladaban cada vez que anunciaba su entrada en la huelga de hambre entre la prisión civil de Inzkan, la prisión local Eit Melul, la prisión de Taroudant,el complejo penitenciario de Udah en Marrakech, la prisión local de Bozkarne, el complejo penitenciario de Mul El Barqui y la prisión local de la ciudad de Akhribka antes de que recuperara recientemente su libertad el 1 de marzo de 2023.

El Consejo ejecutivo de CODESA afirma que el lugar de todos los presos políticos saharauis está fuera de los muros de las cárceles oscuras marroquíes, dado que su detención y juicios políticos estaban vinculados a sus opiniones y posturas sobre la cuestión del Sáhara Occidental, clasificada en la Asamblea General de las Naciones Unidas como una cuestión de descolonización, de conformidad con sus resoluciones 1541 y 1514.

https://www.un.org/dppa/decolonization/es/about

De esta manera, el Colectivo declara lo siguiente:

  1. Su solidaridad incondicional con todos los presos políticos saharauis que se encuentran en diferentes cárceles marroquíes y con sus familias, que, desde la detención de sus hijos o cónyuges, siguen sufriendo numerosos hostigamientos y confiscación del derecho de visita en varias ocasiones en cárceles a cientos de kilómetros de la residencia original.
  2. Su condena a la tortura constante y a los castigos llevados a cabo por las fuerzas de ocupación marroquíes contra los presos políticos saharauis en celdas de aislamiento y de su traslado forzaso a otras prisiones marroquíes, lo que aumenta la tragedia y el sufrimiento de sus familias en las ciudades ocupadas del Sáhara Occidental y otras ciudades vecinas (Tantan – Guelmim – Assa – M’hamid El-Ghezlane…).
  3. Su llamamiento al Comité Internacional de la Cruz Roja, una vez más, para que asuma la responsabilidad de las torturas físicas y psicológicas sufridas por los presos políticos saharauis, las prácticas racistas dirigidas contra su identidad saharaui y sus opiniones políticas sobre la cuestión del Sáhara Occidental, así como la expulsión forzosa de la residencia familiar, cuyo objetivo es el castigo colectivo sistemático que se extiende a la familia y la sociedad.
  4. Se le responsabiliza totalmente ante las Naciones Unidas por el sufrimiento del pueblo saharaui por los crímenes de guerra y los crímenes de lesa humanidad que llegan hasta las fronteras del genocidio por las fuerzas de ocupación marroquíes, que sigue rechazando el proceso de referéndum libre, justo e imparcial, que garantiza el derecho del pueblo saharaui a la libre determinación, de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas.
  5. Su enfoque principal de establecer un mecanismo de la ONU para vigilar los derechos humanos en el Sáhara Occidental en lugar de mencionar y promover el Consejo Nacional Marroquí de Derechos Humanos, que no es independiente, como se demuestra cada año en los informes del secretario general de la ONU sobre el Sáhara Occidental.
  6. Su atención se centra también en lo que se incluyó en la Resolución Nº 133/77/ RES/A de la Asamblea General de las Naciones Unidas en su sesión setenta y siete el 12 de diciembre de 2022, especialmente en el párrafo relacionado con la cooperación con el Comité Internacional de la Cruz Roja y la aplicación de las obligaciones en virtud del derecho internacional humanitario.
  7. Su llamamiento nuevamente a las Naciones Unidas para presionar a las fuerzas de ocupación marroquíes para que apliquen los dictámenes Nº 67/2019, adoptados por el Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria en la 86ª sesión del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas el 18 de noviembre de 2019, que estipulaban la liberación de los estudiantes saharauis presos políticos y su indemnización.
  8. Su llamamiento a todas las organizaciones internacionales de derechos humanos, parlamentarias, sindicales y religiosas para que trabajen para presionar a las fuerzas de ocupación marroquíes con el objetivo de que devuelva la libertad a todos los presos políticos saharauis y revele el destino de los secuestrados saharauis restantes, cuyo paradero se desconoce, lo que tuvo lugar hace años:
  •  1991: El descubrimiento de más de 300 mujeres y hombres saharauis secuestrados que fueron sometidos a desaparición forzada durante períodos que van de 16 a 04 años en los búnkers secretos marroquíes de Akadz, Magouna, Raish, y el cuartel de intervención rápida de las fuerzas de ocupación marroquíes en el Aaiún ocupada.
  • 1992: Se revela el destino de un grupo de secuestrados saharauis, que fueron raptados y torturados en el cuartel de intervención rápida de las fuerzas de ocupación marroquíes en el Aaiún ocupada. La mayoría de ellos eran estudiantes saharauis que estudiaban en universidades marroquíes.
  • 1995: Un grupo de presos políticos saharauis recupera su libertad tras pasar más de tres años en detención política en el cuartel militar de Bensergaou, en Agadir (Marruecos). Fueron juzgados con penas severas e ilegales de 20 años de prisión en el Tribunal militar de Rabat.
  • 1996: 08 Jóvenes y menores saharauis recuperaron su libertad tras la presión del Congreso de los Estados Unidos y después pasar alrededor de 14 meses detenidos por cuestiones políticas; estos presos fueron condenados a 20 años en prisión por el Tribunal militar de Rabat, Marruecos.
  • 2001: Un grupo de presos saharauis de conciencia y presos políticos recuperan su libertad tras la intervención de Amnistía Internacional, entre los cuales se encuentra el preso saharaui de conciencia Sidi Mohamed Dadach, condenado a muerte y luego a cadena perpetua por el Tribunal militar desde 1979.
  • 2004: Un grupo de presos saharauis y marroquíes de conciencia y presos políticos recuperan su libertad gracias a la intervención del Parlamento Europeo y de las organizaciones internacionales de derechos humanos, entre estos se encuentra el preso de conciencia saharaui Ali Salem Tamek y el famoso periodista marroquí Ali Lmrabet.
  • 2006: Un grupo de defensores de los derechos humanos y presos políticos saharauis recuperan su libertad gracias a la intervención y la presión del Parlamento Europeo y de las organizaciones internacionales de derechos humanos. Los presos habían sido objeto de detenciones políticas como consecuencia de la realización de manifestaciones pacíficas que exigían el derecho del pueblo saharaui a la autodeterminación, que tuvieron lugar lugar en las zonas ocupadas del Sáhara Occidental desde el 21 de mayo de 2005, que se extendieron a otras ciudades saharauis vecinas y a las zonas universitarios marroquíes.
  • 2011: Las fuerzas de ocupación marroquíes, después de una detención ilegal que ha durado varios meses, persiguió a más de 130 presos políticos saharauis (incluidas 06 mujeres) que habían sido liberados temporalmente, que habían sido sometidos a detenciones políticas por el caso “Gdeim Izik, con la excepción de dos casos de estos presos que fueron trasladados por la fuerza a la prisión local 01 de Salé, Marruecos, donde 23 presos políticos saharauis estaban a la espera de un juicio ante el Tribunal militar de Rabat (Marruecos) sobre el mismo caso. Se trataba de: ” Brahim SidI Ahamed Ismaili”, condenado a cadena perpetua y de “Mohamed M’bbarek Ali Salem Lafkir” condenado a 25 años de prisión por tribunales militares y civiles ilegales.
  • 14 de abril de 2011: 3 presos de conciencia y defensores de los derechos humanos saharauis recuperaron parte de su libertad después de que las fuerzas de ocupación marroquíes los persiguieran tras estar en libertad temporal, inmediatamente después de su comparecencia ante el Tribunal de primera instancia en Casablanca (Marruecos), el cual no emitió ningún veredicto en su contra.

Estos preso políticos, Ali Salem Tamek, Brahim Dahan, Ahmed Naseri y 04 de sus colegas fueron sometidos a detención política, el 08 de octubre de 2009, en el aeropuerto de Mohamed V en Casablanca (Marruecos) por su visita a los Campamentos de refugiados saharauis, lo que llevó a que el Parlamento Europeo y un grupo de organizaciones internacionales de derechos humanos, como Amnistía Internacional, exigiese su liberación inmediata.

 El Aaiún ocupada, 15 de abril de 2023

 Consejo Ejecutivo del Colectivo de Defensores Saharauis de los Derechos Humanos en el Sáhara Occidental.

 CODESA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *