Loading

Por: Michel Chossudovsky

El consenso en evolución -después de once meses, que emana de los altos rangos del establishment militar y de inteligencia de Estados Unidos- es que Ucrania «ha perdido la guerra». 

En el transcurso de los últimos 11 meses, he estado revisando a diario numerosos artículos cuidadosamente documentados sobre el desarrollo de la guerra en Ucrania,

El consenso en evolución -después de once meses, que emana de los altos rangos del establishment militar y de inteligencia de Estados Unidos- es que Ucrania «ha perdido la guerra». 

Lo que me llama la atención en esta ingenua valoración es algo que debería haber sido obvio para los analistas desde el principio de la «Operación Especial» de Rusia.

Ucrania había perdido la guerra incluso antes de que comenzara

Empezaré por lo obvio, gran parte de lo cual ha sido confirmado por fuentes y análisis oficiales. 

Desde el primer día, Rusia participó, en el marco de su «Operación Especial», en ataques de «precisión» contra instalaciones militares ucranianas, que comenzaron horas antes del discurso televisivo del presidente Putin del 24 de febrero:  

«Me refiero a la expansión hacia el este de la OTAN, que está acercando cada vez más su infraestructura militar a la frontera rusa. Es un hecho que durante los últimos treinta años hemos intentado pacientemente llegar a un acuerdo con los principales países de la OTAN … En respuesta, nos hemos enfrentado invariablemente o bien a cínicos engaños y mentiras o bien a intentos de presión y chantaje.»

De una semana a otra, Ucrania se quedó sin Armada y sin Fuerza Aérea, destruidas desde el principio a finales de febrero, principios de marzo de 2022.

La segunda parte de este artículo se centra en detalle en otro concepto obvio, que no ha sido objeto de cobertura mediática ni siquiera de análisis por parte de los medios independientes:

Turquía, el peso pesado de la OTAN, está «durmiendo con el enemigo». Tiene un acuerdo de cooperación militar con Rusia

Lo que esto significa es que, en las condiciones actuales, una guerra de EE.UU. y la OTAN contra Rusia es imposible.

El Mar Negro es estratégico. Mientras que la costa de Ucrania está en gran parte controlada por Rusia, Turquía controla toda la costa sur del Mar Negro, así como el acceso al Mediterráneo. (según el protocolo de Montreux) (ver mapa más abajo)

Turquía está jugando un doble juego, no está actuando en nombre de la OTAN en el teatro de guerra. Está colaborando «extraoficialmente» con Rusia. Los fallidos acuerdos de paz de marzo de 2022 en Estambul fueron auspiciados por el gobierno de Erdogan.

Lo obvio: ¿Cómo podría Ucrania ganar una guerra sin fuerza aérea ni marina?

El Estado Mayor ruso reveló que la fuerza aérea y la defensa antiaérea ucranianas están casi completamente destruidas [marzo de 2022], mientras que la Marina del país ya no existe y alrededor del 11,5% de todo el personal militar ha quedado fuera de combate.

[Citando fuentes rusas] Ucrania ha perdido gran parte de sus vehículos de combate (tanques, blindados, etc.), un tercio de sus sistemas de lanzamiento múltiple de cohetes, y más de tres cuartas partes de sus sistemas de defensa antiaérea de misiles y sistemas de misiles tácticos Tochka-U.

Dieciséis de los principales aeródromos militares de Ucrania han quedado fuera de combate, 39 bases de almacenamiento y arsenales han sido destruidos (que contenían hasta el 70% de todas las existencias de equipo militar, material y combustible, y más de 1 millón 54000 toneladas de munición).

Ucrania no sólo había perdido su poder naval en el Mar Negro, sino también su acceso marítimo al Mar de Azov y al este de Ucrania.

Eso ocurrió en febrero-marzo del año pasado.

El estrecho de Kerch, en Crimea oriental, está controlado por Rusia. Constituye una estrecha puerta marítima que une el Mar Negro con el Mar de Azov.

Todos los puertos importantes del Mar de Azov están actualmente bajo control ruso.

La vía fluvial del Dniéper

El delta de la principal vía fluvial de Ucrania, el Dniéper, está controlado por Rusia, a pesar de la retirada rusa de Kherson.

El Dniéper es una vía marítima estratégica que se extiende desde Bielorrusia, el norte de Ucrania y Kiev hasta el Mar Negro.

El Dniéper es un importante corredor para el transporte ucraniano de cereales y el comercio marítimo de mercancías fuera del Mar Negro, que está controlado por Rusia en colaboración con Turquía.

Fuente: Global Research

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *